ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 5 de diciembre de 2014

¿DÓNDE EMPIEZAS TÚ O TU EGOÍSMO?



Es difícil saberlo, pero sólo en el transcurso del camino podemos averiguarlo. Es verdad que las cosas se ven diferentes en el tiempo, y muchos hemos llegado a reconocer que todo hubiese sido diferente si optamos por este camino o por el otro. ¿El mejor? No sabemos, pero si es verdad que posiblemente descubramos que la decisión tomada es la que más favorecía nuestro egoísmo personal y no el bien del otro.

A larga distancia podemos descubrir que quizás el camino era quedarme y soportar. Soportar, que es amar. Porque desde la fe podemos pensar que Jesús nos soportó y nos soporta. Nadie más que Él tiene derecho para marcharse y abandonarnos. Lo ha dado todo, ¿y qué le damos mucho de nosotros?

Pensemos en muchos matrimonios separados por rechazar un  poco de esfuerzo, o un mucho. Se rechaza cuando no se está dispuesto a soportar y eso da medida de muy poco amor. Porque el amor se mide en kilos de soportar. Pues lo que no necesita soportar no exige amor ni nada. Simplemente verlo pasar. Es más, me atrevo a pensar que sólo cuando hay discusión, diferencias y esfuerzos por soportar, si se persevera, hay amor. 

Diría que todos los matrimonios rotos se sumergen en un mundo de comodidades, egoísmo y satisfacciones. ¡Yo quiero esto, y si no me lo das, me voy! La cultura del perdón y del soportar no está de moda, y por lo tanto, tampoco el verdadero amor. Jesús exclamo en cierta ocasión cierta torpeza de los apóstoles (« ¡Oh, generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo tendré que estar con ustedes? ¿Hasta cuándo tendré que soportarlos? » (Mateo 17:17). 

Pero no los abandonó, ni los rechazó, ni menos los dejó de amar. Razones tendría para dejar a unos y escoger a otros más listos o más crédulos. Pero opta por amarlos y amarlos más, porque más lo necesitan. Sin embargo, nosotros los católicos creyentes desistimos y a la primera de cambio tiramos la toalla. Es verdad que muchos pasan por verdaderas pruebas que exigen mucho sufrimiento, pero se pierden, aunque lo disfracen después, el pleno y verdadero gozo de amar y ser amado.

También hay casos donde se pierde el respeto y se abre una violencia que eso sí conviene separarlo, porque la convivencia es imposible cuando hay malos tratos, imposiciones y falta el respeto y la dignidad de la persona. Pero quizás no sean esos los casos más numerosos.

Porque, eso es seguro, el Señor da las fuerzas y la Gracia para poder soportar lo que la vida te ha ofrecido como la prueba de tu salvación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.