ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 27 de mayo de 2017

SÓLO CONVIERTE DIOS

Los demás, es decir, los que están a tu lado, no se fijarán en tu oración, ni tampoco en tus actos de piedad. Quizás, eso le indique que eres un hombre piadoso y creyente, pero sólo confiarán en ti y estarán seguro cuando conozcan tu vida y ella hable como y de acuerdo con tu oración.

Jesús convence, no sólo por sus Palabras, llenas de sentido, de autoridad y amor, sino porque después son refrendadas por y con sus obras. Tú, y también yo, convenceremos, no por nuestras oraciones, sino por nuestros actos y obras; por nuestra conducta y actitud; por nuestra generosidad y comportamiento; por nuestra solidaridad y comprensión...etc, y por muchas cosas más que se descubren en el amor.

Y, a pesar de todo esto, no te creas mejor que nadie ni un héroe, sino un instrumento por el que Dios, por y con su Gracia, y a través de ti, inunda de fe y convierte a esa persona, que, quizás, tu esfuerzo y respuesta de amor, en y por el Espíritu Santo, ha servido para abrirlo a la acción del Amor de Dios.

lunes, 22 de mayo de 2017

LIBERARNOS DE LA ESCLAVITUD ES NACER A LA VIDA




Vivimos con mucho miedo a la muerte. Ella nos somete y, de alguna forma, dirige nuestra vida. Podemos decir que la muerte nos esclaviza y no nos deja vivir. Porque hemos sido creados para la Vida y para Vivir Eternamente. Esa es la Buena Noticia de Salvación. El Señor Jesús nos anuncia nuestra liberación. Él se ha puesto en nuestro lugar y ha muerto por ti y por mí, y nos ha liberado de la muerte.

Por lo tanto, ya no somos ni siervos ni tampoco esclavos. Hemos sido liberados por el Amor del Padre que ha enviado a su Hijo para redimirnos. Es decir, rescatarnos del pecado que nos esclaviza y nos pierde. Ya podemos alzarnos por encima de nuestros propios vicios, vanidades, pasiones, soberbias, odios, venganzas, malas inclinaciones y malos pensamientos, deseos impuros y egoístas...etc. 

Somos libres para morir a todos esos temores de muerte que nos amenazan y matan cada día nuestras esperanzas de vivir. ¡Xto. Jesús nos ha liberado, Aleluya!

lunes, 15 de mayo de 2017

ORACIÓN Y VIDA




La oración se convierte en vida cuando realmente es verdadera oración, pues si se queda sola en palabras y relación íntima con Dios queda coja. Porque, sólo llega a Dios si viene apoyada en beneficio de los hermanos, especialmente los más necesitados. E incluso los enemigos.

La vida no se mide por la oración, ni por las novenas, ni siquiera por las Eucaristías. La vida es la expresión del amor a Dios concretado y derramado en los hombres de cualquiera condición. ¡Claro!, ¿quién hace eso y ama de esa forma? Está claro que necesitas orar. Orar para eso, para transformar tu corazón interesado, egoísta y cómodo en un corazón dado, entregado y sin condiciones.

Porque, así te está amando el Señor. Y no de otra forma. Luego, si tú y yo queremos amar como ama Jesús, tendremos que hacer lo mismo. El discípulo no es más que el Maestro. ¡Y claro, bastante claro!, necesitamos la oración, pero una oración que se haga vida.