ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 21 de mayo de 2018

LA ESPERA DESCANSA EN LA CONFIANZA

Imagen relacionada
Ayer tuve un momento de flaqueza y de desánimo. De repente, como si el diablo estuviese animándote, y de hecho lo está, tus sentimientos empiezan a traicionarte y hasta oyes como un susurro que te dice: te están engañando, no seas bobo, se aprovechan de ti. Podría ser exactamente así, y tu alma se oscurece y te ves tentado a dejarte inundar de resentimientos, rencor y hasta venganza.

Ten seguro, lo digo por mi propia experiencia, no te desesperes. Ni tampoco te muevas ni luches. El Señor está contigo. Dios te ve y está a tu lado. Permanece en silencio y respeta tu libertad, pero está pendiente de ti y dispuesto a acudir a tu llamada de auxilio. Confía y espera.

Y, por la Gracia de Dios, así fue. Intranquilo pero determinado a abandonarme en las Manos de Dios, tuve la respuesta oportuna, correcta y verdadera. No fue enseguida, y la noche se posó sobre mi desesperada alma, hasta cierto punto algo atormentada. Imagino al Maligno frotándose sus manos y regocijado en su, de momento, victoria. Pero, descansado en el silencio de Dios mis ojos se cerraron y reconcilie el sueño.

A la mañana siguiente la respuesta apareció casi sin darme cuenta. Venía en el Evangelio del día -Jn 21, 20-25- que lo había reflexionado anteriormente, pero mi corazón no estaba todavía abierto a ese rayo de luz que el Espíritu me envío acudiendo a mi llamada. Brotó, de repente una especie de regocijo dentro de mi corazón como si de un guiño se tratara y entendí que no debes mirar lo que ocurre a tu derredor sino sostener la mirada en Jesús.

Porque, es Él el importante y el que te guia y habla siempre en Verdad. Él nunca te defraudará y, aunque puede y ocurre que tú no lo entiendas, siempre, al final, su respuesta será la que te conviene y te hace feliz. Gracias, Señor por ese momento de gozo y de complacencia.

viernes, 18 de mayo de 2018

SI QUIERES SEGUIR A JESÚS CARGA CON TU CRUZ


Imagen relacionada
La cruz son nuestros contratiempos de cada día. ¿Quién no ha tenido un mal día? ¿Quién no ha sufrido algún accidente que le haya hecho sufrir? ¿Quién no ha tenido algún percance, enfermedad o muerte cerca, en su propia familia o círculo de amigos, que le haya hecho sufrir y pasarlo mal? Supongo que aquellos que lean esta humilde reflexión asentirán afirmativamente.

La vida, nuestra vida tiene mucho de cruz. Parte de su tiempo es cruz. Cruz más o menos pequeña, media o fuerte, pero en definitiva cruz. Hay cruces que se pueden soportar, pero otras que son insuperables desde el punto de vista humano. Y hay cruces con las que no queremos cargar. Abortos, eutanasia, divorcio y otros son cruces de cada día. Son contratiempos que alteran nuestras vidas y que rompen nuestra paz, y de los que huimos porque no queremos cargar con ellos.

Y luego nos inclinamos ante el Señor para rezar un Padrenuestro, o nos confesamos justificándonos antes muchas cruces que tratamos de evitar en lugar de enfrentarnos y luchar. Todos somos pecadores y todos hemos evitados muchas cruces en nuestras vidas. Lo importante no es haberlas cometidos, sino reconocerlas y arrepentirnos con la sana y buena intención de enmendarlas en la medida de nuestras posibilidades.

La cruces están para cargarlas, pero nunca tú solo, sino en el Espíritu Santo. Él te ayudará, nos ayudará a soportarlas y superarlas. ¿Acaso no crees en lo que Jesús nos dijo, "pedid y recibiréis"-Mt 7, 7-? No se entienda que hay que aguantar y soportar todo de manera irracional, sumisa y esclavizante. Se trata de no dar la espalda a las cruces, sino de cargarla con la actitud de solucionarlas, de aceptarla para llenarlas de amor y de sentido. Para, tras en escarbar en ellas, sacar lo bueno que tenga de felicidad, alegría y paz.

Una buena dirección es mirar para Jesús y reflexionar sobre su actitud, sobre su actuación y sobre su comportamiento. Darnos cuenta que cada uno de nosotros somos una buena cruz para Él, y, sin embargo, en lugar de dejarnos, ha dado su Vida por cada uno de nosotros. Aprenderíamos mucho respecto a nuestra manera de actuar.

miércoles, 16 de mayo de 2018

¿A QUÉ ASPIRAS?

Resultado de imagen de ¿A qué aspiras?
Cuáles son tus aspiraciones, ¿vivir hasta que te llegue tu hora? ¿Y, quizás, vivir con más problemas y angustias que felicidad? ¿Esas son tus aspiraciones maravillosas en este mundo? ¿No te parece un poco triste todo esto? ¿No te sientes desgraciados si tu recorrido termina aquí dentro de un rato? ¿Para qué sufrir, soportar dolor y contrariedades, aguantar molestias, trabajar sin descanso, acumular riquezas...etc? ¿Tiene eso sentido?

Un impulso irrefrenable nos dirige y nos inclina a hacer el bien, sobre todo a los familiares y amigos. Un impulso irrefrenable nos seduce a ayudar, a procurar mejorar, a sacrificarnos por otros, a renunciar a muchas cosas por el bien de otros...etc. ¿Y todo eso para qué? ¿Vale la pena soportar y luchar para que luego todo se acabe, tarde o temprano, con la muerte? Pregunto de nuevo, ¿tiene eso sentido?

Si lo tiene, puedes argumentarlo, y si no lo tiene, vislumbras alguna otra salida. Sería bueno reflexionar sobre esto, porque tarde o temprano lo tendremos delante de nuestros ojos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...