ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 1 de junio de 2019

¿DÓNDE ESTÁ NUESTRA BRÚJULA?

Resultado de imagen de ¿dónde está nuestra brujula?
Hace unos cuantos meses que no escribo vivencias o inquietudes. Y no es porque no tenga sino, quizás por falta de tiempo o porque estoy en otros menesteres o, por qué no decirlo, momentos de vagancia o desganas. Supongo que de todo un poco es la causa de que pase el tiempo y no vuelque en este blog, que fue el primero que conoció mis humildes reflexiones y a través del cual me lancé al espacio de la blogosfera. Y hoy, no sé por qué me he decidido a escribir cuando iba de camino a la Eucaristía de la tarde. Me ha tocado el Espíritu y me ha interpelado, al menos así quiero yo pensarlo, sobre lo que está ocurriendo en el mundo que nos rodea.

Porque, hoy, en esta época de las comunicaciones, el mundo que nos rodea es el mundo. Me explico, quiero significar que viviendo en la era de digital estamos tan comunicados que, lo que yo haga ahora si tuviese gran importancia y trascendencia, se sabría en unos segundos, tras publicarse, en casi todo el mundo. Si lo firmara alguien que tuviese fama y popularidad, se extendería como la pólvora.

Pero, la pregunta o el interrogante que me ha movido a escribir y me hago es, ¿a dónde vamos? ¿Qué mundo es el que vivimos? Porque, la verdad ha desaparecido. O dicho de otra forma, hay muchas verdades y cada cual defiende la suya. Todos opinamos y todos creemos que nuestra verdad es la que debe prevalecer. Al menos prevalece en nuestra vida.

Algunos defienden el aborto. Es decir matar a los niños que viven en la etapa de desarrollo en el vientre de sus madres. Ellos defienden que no matan. Esa, al parecer, es su verdad. Otros la defienden como don de vida dada por el Creador. Hay quienes abogan por la eutanasia, porque no merece la pena mantener a vida de aquellos que son mayores y tienen enfermedades crónicas o ya terminales. Otros dicen que no. Unos abogan por la libertad de sexo, de usarlo como cada cual le apetezca. Otros, dicen que le pensamiento debe ser único y todos sometidos al Estado. Otros que esos es un disparate. Otros abogan por apartar la educación que ellos no quieren o les parece errónea. Otros defienden la libertad a escoger la que ven como mejor. Y antes tantas cosas, que aquí no podemos recoger todas, otros no sabe ni qué hacer. Son veletas llevadas para aquí o para allá según sople el viento más fuerte.

Mi humilde opinión es esta. Nos hemos apartado de la única Verdad. La Verdad con Mayúscula que está contenida en la Palabra de Dios. Una Verdad que nos explica todo lo que somos, nos dice a donde vamos y nos alumbra el único y verdadero camino que hace al ser humano más humano, más justo, más generoso y fraterno y más creador de paz. Una verdad que nos habla de darnos los unos a los otros y respetarnos y cuidar y proteger a los débiles, a los desamparados. Una vedad que nos habla de igualdad de derechos y dignidad. Una verdad que nos une y nos llama a construir un mundo mejor sin enfrentamientos ni rivalidades. Una Verdad que responde a esos interrogantes que todos nos planteamos, pero que cada cual busca a su manera. Y así nos va. Nuestra esperanza, al menos la mía, siempre se mantiene en que en algún momento este mundo entienda que no se trata de vivir mi verdad, sino vivir la Verdad de quien ha sido el autor de este mundo y quiere salvarlo.

martes, 25 de diciembre de 2018

LA NOCHE ES BUENA PORQUE NACE EL SEÑOR

Resultado de imagen de Nacimiento del Señor

A veces pronunciamos las palabras sin saber o profundizar en su significado. Noche buena, y lo celebramos con felicidades y, los cristianos, con felices Navidad. Pero, ¿qué significa eso? Todos lo celebran, pero muy pocos entienden su significado. La Navidad es el momento más grande de nuestra vida porque la llena de esperanza y alegría. Es Noche de Salvación porque se hace presente en nuestro mundo el Salvador y Redentor que nos rescata y libera del pecado para darnos la oportunidad de recuperar nuestra dignidad más grande, la de ser hijos de Dios y vivir eternamente en su Gloria.

¿Hay algo más grande que celebrar el nacimiento del Señor? Cuando se descubre y se entiende ese significado no podemos encontrar nada mayor ni más grande y que dé sentido pleno a nuestra vida. Es verdad que nuestra condición humana lo complica todo y nuestros sentimientos no van por ahí. Somos esclavos de nuestros apetitos y lo espiritual, que es precisamente lo verdadero, nos cuesta mucho entenderlo y nos atrae menos. Nos inclina más lo sensorial, porque somos cuerpo y alma manchados por el pecado.

Por lo tanto, todo es Gracia y obra de Dios. Pero, hay una parte que depende de nosotros y es la fe, la confianza y el dejarnos llevar, incluso en lucha y contra corriente con nuestros apetitos y sentimientos sensoriales. Si vamos a esperar a nuestros sentimientos difícilmente experimentaremos gustos, deseos y gozo en celebrar el nacimiento del Señor. Si vamos a esperar a tener fe y creer en su Palabra, nunca desearemos celebrar con gozo su encuentro y Palabra. 

Necesitamos que su Gracia nos inunde y nos dé eso que buscamos y que nos ilumine para ver y experimentar lo que queremos ver y experimentar. Por eso, y con esa actitud, Señor, te pedimos que en esta noche Buena, transforme nuestros corazones y nos haga ver y sentir tu presencia en nosotros, para que, no sólo hoy sino todo el año, hagamos un hueco en nuestros corazones y dejemos que tu Amor, tu Misericordia y tu Voluntad sea lo primero en nuestro vivir de cada día. Amén.

lunes, 3 de diciembre de 2018

UN VERDADERO AMOR EXIGE RENUNCIAS

Imagen relacionada
No se puede amar sin desprenderse de muchas cosas que nos impiden amar. Porque, amar exige renuncias y morir a muchas apetencias, apegos, ambiciones, egoísmos...etc. Exige mucha humildad y la cruz de ir muriendo cada día a tus propios proyectos. Porque, amar exige anular tus proyectos y construir un nuevo proyecto, tuyo y del otro, y en el que también estarán los posibles y futuros frutos - los hijos -.

Y no es nada fácil dejar tu vida para construir una vida nueva llena de obstáculos, ambiciones, egoísmos y caprichos personales que tienen que purificarse y reconstruirse desde el uno hacia los dos. Amar exige también correspondencia. No es cosa de uno, sino de dos. Hablamos del amor de los cónyuges, que al unirse forman una nueva familia, una nueva comunidad donde al principio hay dos, pero que se abren a la posibilidad de que vengan más a incrementarla.

Amar no es utilizar al otro según tus formas de entender la vida ni según tus proyectos. Es empezar de cero para construir un nuevo camino donde dos son los protagonistas y donde las herramientas principales son el diálogo, la escucha, la comprensión y la humildad. Amar da muchos quebraderos de cabeza, pero, ¿cómo, si no, se descubre y manifiesta el amor? ¿Hay alguna otra manera? Buscar tus propias satisfacciones y caprichos e ideas es puro egoísmo que al final vacían de contenido tu propia vida.

Porque, yo amo, ya así lo demuestro, y no sólo de palabra, cuando mi vida se complica y se compromete hasta el extremo de morir a tus sentimientos y proyectos por el otro. Y la unión se produce y la separación de supera cuando el otro responde a esa manifestación y entrega del otro. Ambos, en ese momento, están manifestando que se aman. Porque, amar no son sentimientos, pasiones, intereses, caprichos, afectos, caricias...etc, sino compromisos. Compromisos que buscan el bien del otro y de la comunidad familiar.

Un verdadero amor no es nada fácil y exige sacrificios, complicaciones, molestias y luchas cada día. Un verdadero amor pide un esfuerzo a cada instante, pero da muchas satisfacciones, porque, en lo más profunda de tu corazón, cuando te das y entregas, nace una semilla que produce unos frutos de gozo y felicidad. Lo puedes advertir y descubrir lo que haces y sufres con respecto a los hijos. El amor es el único y verdadero nexo de unión entre los esposos y entre toda la familia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...