ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

martes, 25 de diciembre de 2018

LA NOCHE ES BUENA PORQUE NACE EL SEÑOR

Resultado de imagen de Nacimiento del Señor

A veces pronunciamos las palabras sin saber o profundizar en su significado. Noche buena, y lo celebramos con felicidades y, los cristianos, con felices Navidad. Pero, ¿qué significa eso? Todos lo celebran, pero muy pocos entienden su significado. La Navidad es el momento más grande de nuestra vida porque la llena de esperanza y alegría. Es Noche de Salvación porque se hace presente en nuestro mundo el Salvador y Redentor que nos rescata y libera del pecado para darnos la oportunidad de recuperar nuestra dignidad más grande, la de ser hijos de Dios y vivir eternamente en su Gloria.

¿Hay algo más grande que celebrar el nacimiento del Señor? Cuando se descubre y se entiende ese significado no podemos encontrar nada mayor ni más grande y que dé sentido pleno a nuestra vida. Es verdad que nuestra condición humana lo complica todo y nuestros sentimientos no van por ahí. Somos esclavos de nuestros apetitos y lo espiritual, que es precisamente lo verdadero, nos cuesta mucho entenderlo y nos atrae menos. Nos inclina más lo sensorial, porque somos cuerpo y alma manchados por el pecado.

Por lo tanto, todo es Gracia y obra de Dios. Pero, hay una parte que depende de nosotros y es la fe, la confianza y el dejarnos llevar, incluso en lucha y contra corriente con nuestros apetitos y sentimientos sensoriales. Si vamos a esperar a nuestros sentimientos difícilmente experimentaremos gustos, deseos y gozo en celebrar el nacimiento del Señor. Si vamos a esperar a tener fe y creer en su Palabra, nunca desearemos celebrar con gozo su encuentro y Palabra. 

Necesitamos que su Gracia nos inunde y nos dé eso que buscamos y que nos ilumine para ver y experimentar lo que queremos ver y experimentar. Por eso, y con esa actitud, Señor, te pedimos que en esta noche Buena, transforme nuestros corazones y nos haga ver y sentir tu presencia en nosotros, para que, no sólo hoy sino todo el año, hagamos un hueco en nuestros corazones y dejemos que tu Amor, tu Misericordia y tu Voluntad sea lo primero en nuestro vivir de cada día. Amén.

lunes, 3 de diciembre de 2018

UN VERDADERO AMOR EXIGE RENUNCIAS

Imagen relacionada
No se puede amar sin desprenderse de muchas cosas que nos impiden amar. Porque, amar exige renuncias y morir a muchas apetencias, apegos, ambiciones, egoísmos...etc. Exige mucha humildad y la cruz de ir muriendo cada día a tus propios proyectos. Porque, amar exige anular tus proyectos y construir un nuevo proyecto, tuyo y del otro, y en el que también estarán los posibles y futuros frutos - los hijos -.

Y no es nada fácil dejar tu vida para construir una vida nueva llena de obstáculos, ambiciones, egoísmos y caprichos personales que tienen que purificarse y reconstruirse desde el uno hacia los dos. Amar exige también correspondencia. No es cosa de uno, sino de dos. Hablamos del amor de los cónyuges, que al unirse forman una nueva familia, una nueva comunidad donde al principio hay dos, pero que se abren a la posibilidad de que vengan más a incrementarla.

Amar no es utilizar al otro según tus formas de entender la vida ni según tus proyectos. Es empezar de cero para construir un nuevo camino donde dos son los protagonistas y donde las herramientas principales son el diálogo, la escucha, la comprensión y la humildad. Amar da muchos quebraderos de cabeza, pero, ¿cómo, si no, se descubre y manifiesta el amor? ¿Hay alguna otra manera? Buscar tus propias satisfacciones y caprichos e ideas es puro egoísmo que al final vacían de contenido tu propia vida.

Porque, yo amo, ya así lo demuestro, y no sólo de palabra, cuando mi vida se complica y se compromete hasta el extremo de morir a tus sentimientos y proyectos por el otro. Y la unión se produce y la separación de supera cuando el otro responde a esa manifestación y entrega del otro. Ambos, en ese momento, están manifestando que se aman. Porque, amar no son sentimientos, pasiones, intereses, caprichos, afectos, caricias...etc, sino compromisos. Compromisos que buscan el bien del otro y de la comunidad familiar.

Un verdadero amor no es nada fácil y exige sacrificios, complicaciones, molestias y luchas cada día. Un verdadero amor pide un esfuerzo a cada instante, pero da muchas satisfacciones, porque, en lo más profunda de tu corazón, cuando te das y entregas, nace una semilla que produce unos frutos de gozo y felicidad. Lo puedes advertir y descubrir lo que haces y sufres con respecto a los hijos. El amor es el único y verdadero nexo de unión entre los esposos y entre toda la familia.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

HERENCIA, RIQUEZAS Y DINERO

Resultado de imagen de Construiré unos graneros más grande y...
Muchos se quedan muy bien situados y hasta con gran fortuna con las herencias recibidas. Herencia que vienen del trabajo de otros, quizás legal o ilegal, pero que, como toda herencia, termina en manos de los herederos y de algunos que, bien por circunstancias o por búsqueda intencionada, se ven agraciados con tales fortunas.

En muchos casos todo sucede de forma pacífica y consensuada, aunque siempre deja lamentos y penas para unos y suerte para otros. Pero, en otros casos se arma el lío con enfrentamientos y luchas que se prolongan en los futuros herederos, primos y de más interesados en la partición. De cualquier forma las herencias son latidos de encuentros y desencuentros y hasta de posibles influencias en la ya deseada ley de la eutanasia. Una circunstancia más que va a acelerar ese disparate de ley eutanásica.

Pero, mientras se vive en esas disputas y aspiraciones económicas y de bienes, el tiempo no se para ni da tregua, y como aquel que, viendo las grandes cosechas que tenía pensó, como solución, construir unos graneros más grandes para almacenar toda su cosecha y, luego, dedicarse a banquetearse y dormir, le fue exigida la vida - Lc 12, 13-21 esa misma noche, también a nosotros nos sucederá igual.

Y  lo que interesa es no gastar el tiempo en frivolidades y diversiones, sino en administrar bien nuestros bienes como simples administradores que somos de todo lo recibido para el bien de todos. El tiempo de nuestra vida y también los bienes no son para sólo provecho propio, sino para ponerlos en función de los que, por recibir menos, necesitan de otros que les ayuden a vivir con dignidad. 

Por eso, no perdamos el tiempo en discusiones y pleitos por herencias caducas que con el tiempo no cuentan ni solucionan nada. Busquemos la verdadera herencia del Amor de Dios, que esa, a parte de darnos paz y verdadera felicidad, nos da la Vida Eterna.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...