ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 14 de noviembre de 2018

HERENCIA, RIQUEZAS Y DINERO

Resultado de imagen de Construiré unos graneros más grande y...
Muchos se quedan muy bien situados y hasta con gran fortuna con las herencias recibidas. Herencia que vienen del trabajo de otros, quizás legal o ilegal, pero que, como toda herencia, termina en manos de los herederos y de algunos que, bien por circunstancias o por búsqueda intencionada, se ven agraciados con tales fortunas.

En muchos casos todo sucede de forma pacífica y consensuada, aunque siempre deja lamentos y penas para unos y suerte para otros. Pero, en otros casos se arma el lío con enfrentamientos y luchas que se prolongan en los futuros herederos, primos y de más interesados en la partición. De cualquier forma las herencias son latidos de encuentros y desencuentros y hasta de posibles influencias en la ya deseada ley de la eutanasia. Una circunstancia más que va a acelerar ese disparate de ley eutanásica.

Pero, mientras se vive en esas disputas y aspiraciones económicas y de bienes, el tiempo no se para ni da tregua, y como aquel que, viendo las grandes cosechas que tenía pensó, como solución, construir unos graneros más grandes para almacenar toda su cosecha y, luego, dedicarse a banquetearse y dormir, le fue exigida la vida - Lc 12, 13-21 esa misma noche, también a nosotros nos sucederá igual.

Y  lo que interesa es no gastar el tiempo en frivolidades y diversiones, sino en administrar bien nuestros bienes como simples administradores que somos de todo lo recibido para el bien de todos. El tiempo de nuestra vida y también los bienes no son para sólo provecho propio, sino para ponerlos en función de los que, por recibir menos, necesitan de otros que les ayuden a vivir con dignidad. 

Por eso, no perdamos el tiempo en discusiones y pleitos por herencias caducas que con el tiempo no cuentan ni solucionan nada. Busquemos la verdadera herencia del Amor de Dios, que esa, a parte de darnos paz y verdadera felicidad, nos da la Vida Eterna.

martes, 13 de noviembre de 2018

EL MIEDO A ENFRENTARNOS CON LA REALIDAD

Resultado de imagen de Vida eterna
Se me ocurre pensar, en el intento de dar respuestas a nuestra conducta tan disuasoria, que es el miedo quien nos retrae y nos disuade a enfrentarnos seriamente a nuestra realidad. Hemos nacido sin tomar ninguna participación en ello. Nadie nos ha pedido permiso, pero existimos y estamos en un determinado lugar, país y familia. Podíamos estar en cualquier lugar diferente, mejor o peor, como están otros.

Esa es la primera realidad que está ahí y nadie puede eludir ni negar. Quizás, sí, no pensar ni reflexionar ni tomar conciencia de ello. ¿Es el miedo a descubrir nuestra propia realidad? Lo cierto es que eso es lo que hay y existe. Y la otra realidad es que sabemos con certeza que un día tendremos que morir. Lo  hemos vivido en nuestras familias y amigos. Nacemos y morimos, dos realidades que se nos descubren a cada momento en nuestras vidas.

Ahora, ¿a dónde nos lleva esa reflexión? Eludirla no nos soluciona nada porque un día se presentará la realidad. Enfrentarnos y prepararnos es la mejor solución, pero, sobre todo, tratar y buscar respuestas que nos den esperanzas y soluciones. Cerrar los ojos es la necedad más grande que podamos cometer, porque la vida es corta y pronto llega su final.

Un punto de partida puede ser escudriñar dentro de mí mismo. ¿Qué deseos palpitan dentro de mí? ¿Deseo la felicidad?; ¿deseo vivir siempre? ¿Por qué fluyen esos deseos dentro de mí? Si existen y permanecen en mi corazón es porque Alguien los ha puesto? Luego, ¿dónde está ese Alguien? ¿Es posible entonces aspirar a la plena felicidad para siempre? ¿Es posible la vida eterna en plenitud de gozo y alegría? Si están dentro de mi, ¿no será porque aspiro a ellas?

El dilema ahora será donde buscarlas y encontrarlas. ¿Hay alguna esperanza de que Alguien me hable de esto? ¿Y si lo hay, ¿por qué no me acerco a escucharle y conocerle? Tú tienes la palabra y la respuesta, pero yo te puedo asegurar que si lo hay y se llama Jesús de Nazaret. Él me promete plenitud de gozo y alegría eternamente.

sábado, 3 de noviembre de 2018

SOBRE EL AMOR

Resultado de imagen de Amor verdadero
¿Qué es amar? Una pregunta que todos llevamos dentro y que cada uno responde según sus intereses y conveniencias. Una pregunta que vive, se esconde y busca respuesta dentro de todos los corazones. Una pregunta que mueve al mundo, pero el mundo no advierte ser movido por él. Y es que en realidad todo se hace por amor, lo que ocurre que hay amores egoístas, pasionales, sentimentales, compasivos, vengativos, misericordiosos, odiosos y hasta los que llegan a matar.

Hay amores de muchas clases, pero sólo uno es verdadero amor. Y tenemos el ejemplo en una Persona que ha dado la vida, su Vida, por cada uno de nosotros. Él nos enseña a amar y nos acompaña también para que aprendamos, siguiéndolo, a amar. Su Palabra nos lo va explicando cada día y nos va orientado auxiliados por el Espíritu Santo para sacarnos del error y orientarnos correctamente.

Hablamos de una amor que busca, en la verdad, el bien del otro y no su propio bien. Y sucede que muchas veces, casi siempre, hacemos lo contrario, buscamos nuestro propio bien y tratamos de transformar al otro para nuestro propio bien. Tenemos una idea de lo que es amar y cuando el otro no se ajusta a esa idea pensamos que no nos ama y que hay que cambiarlo. Nos formamos un amor según nuestro pensamiento, ideas y proyectos y lo desvirtuamos. Se hace necesario despojarnos de nosotros mismos y aprender desde Cristo Jesús, a amar de verdad.

Él es el verdadero y único modelo. Reflexionemos cómo nos ama Él y iremos dando en la clave de cómo también tiene que ser nuestra manera de amar. Para ello se hace necesario conocerle bien en toda su amplitud y eso nos exige leer su Palabra y escucharle en la oración. De ti y de mí depende.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...