ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 19 de diciembre de 2011

Tomás Moro

Hay muchas frases que nos pueden ayudar a descubrir nuestra conducta y nuestra línea a seguir. Indudablemente que la frase en sí puede ser muy buena y profunda, pero ella no va a realizar ningún milagro si nosotros no nos ponemos por compromiso el esforzarnos en llevarla a la vivencia diaria de nuestra vida.

En ese sentido, no me gusta mucho hablar de frases y normas a cumplir, sino, mejor, pararnos y reflexionar sobre la profundidad de las mismas, y hacer, poco a poco, que se hagan virtud en mi vida con el esfuerzo diario de mi empeño y voluntad y en las Manos del ESPÍRITU SANTO.

Porque empeñarte en hacerlo sólo por ti mismo es perder el tiempo. Estamos tocados por el pecado y necesitamos la Gracia del ESPÍRITU SANTO para, abandonados en ÉL, recibir las fuerzas necesaria para llegar al dominio de nosotros mismos y superar esas barreras que nos oprimen y encienden nuestra ira.

Sin más, y con esa intención les dejo estas normas:

Dichosos los que saben vivir
Dichosos cuando sepan reconocer al Señor en todo los que se encuentran: habrán logrado la verdadera luz y sabiduría.
Autor: P. Dennis Doren L.C. | Fuente: Catholic.net

Nuestra vida muchas veces va perdiendo el brillo. Los acontecimientos, las circunstancias, más que ayudarnos a crecer, en vez de ser oportunidades de maduración para nuestra persona, nos limitan, nos hacen sufrir y por lo tanto los rechazamos.


Toma la vida con filosofía, aprende de ella y sácale el jugo, exprime de forma positiva todo lo que Dios permite y así serás una persona feliz y dichosa.


DICHOSOS los que saben reírse de sí mismos, porque no terminarán nunca de divertirse.


DICHOSOS los que saben distinguir una montaña de una piedra, porque se evitarán muchos inconvenientes.


DICHOSOS los que saben descansar y dormir sin buscarse excusas: llegarán a ser sabios.


DICHOSOS los que saben escuchar y callar: aprenderán cosas nuevas.


DICHOSOS los que son suficientemente inteligentes como para no tomarse en serio: serán apreciados por sus vecinos.


DICHOSOS los que están atentos a las exigencias de los demás, sin sentirse indispensables: serán fuente de alegría.


DICHOSOS ustedes cuando sepan mirar seriamente a las cosas pequeñas y tranquilamente a las cosas importantes: llegarán lejos en esta vida.


DICHOSOS ustedes cuando sepan apreciar una sonrisa y olvidar un desaire: vuestro camino estará lleno de sol.


DICHOSOS ustedes cuando sepan interpretar con benevolencia las actitudes de los demás, aún contra las apariencias: serán tomados por ingenuos, pero es el precio justo de la caridad.


DICHOSOS los que piensan antes de actuar y rezan antes de pensar: evitarán muchas tonterías.


DICHOSOS ustedes sobre todo cuando sepan reconocer al Señor en todo los que se encuentran: habrán logrado la verdadera luz y sabiduría.


Con estos consejos, Santo Tomás Moro nos da algunas pautas de cómo vivir nuestro breve paso por esta tierra llevando un mensaje, unas actitudes y un modo de ser algo diferente de lo que hoy nuestra sociedad contemporánea nos ofrece.


Marca tú la diferencia, y enséñanos con tu ejemplo a vivir...

1 comentario:

  1. Un nuevo ser espiritual — Presentation Transcript

    Un Nuevo Ser Espiritual
    “ En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí y yo en vosotros ” (San Juan 14:20)
    Cuando entramos en esta relación con él, cambiamos nuestra debilidad por su poder, nuestro pecado por su santidad y victoria.
    Cuando recibimos a Cristo, poseemos de inmediato todo el potencial para vivir la vida sobrenatural, una vida de poder y victoria sobre el pecado.
    Entramos al reino o Gobierno de Dios, el cual, es establecido en nuestros corazones.
    La obra del Espíritu Santo en la vida del creyente en el momento que recibe a Jesucristo como su Señor y Salvador:
    1. El Espíritu Santo nos regenera
    La palabra regeneración se refiere al nacimiento espiritual del creyente
    “ Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por (Tito 3:5) su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”
    “ Le respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3)
    2. El Espíritu Santo habita en nosotros
    “ ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual habéis recibido de Dios, y que no sois vuestros cuerpos?, pues habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1 Corintios 6:19-20)
    En el Antiguo Pacto el Espíritu Santo vino temporalmente a ciertos hombres y mujeres de Dios con el propósito de que realizaran un servicio especial durante un tiempo determinado por Dios
    “ Entonces el espíritu de Jehová vino sobre Sansón , quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en sus manos. Él no contó ni a su padre ni a su madre lo que había hecho ” (Jueces 14:6)
    En el Nuevo Testamento el Espíritu Santo habitaba en la persona de Cristo. Y en Pentecostés el Espíritu Santo es descrito habitando en el cuerpo del creyente.
    3. El Espíritu Santo nos sella en Cristo
    En el momento que recibimos a Cristo el Espíritu Santo coloca un sello en nosotros. Somos propiedad de él. También indica protección de Dios.
    “ En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa ” (Efesios 1:13) “ Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención” (Efesios 4:30)
    4. El Espíritu Santo garantiza nuestra herencia
    “ Pero el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado el Espíritu como garantía” (2 Corintios 5:5)
    5. El Espíritu Santo nos bautiza
    “ Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio de beber de un mismo Espíritu” (1 Corintios 12:13)
    6. El Espíritu Santo nos llena
    “ Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestros Señor Jesucristo” (Efesios 5:17-20)
    Conclusión:
    El Espíritu Santo regenera, sella, garantiza, bautiza y llena al creyente. Esta obra da como resultado que el creyente se convierta en un miembro del cuerpo de Cristo y un hijo de Dios eternamente.
    Fuente:UN NUEVO SER ESPIRITUAL.

    El Guardiàn,un abrazo.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...