ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 24 de marzo de 2017

EL TRABAJO, EL ACTO MÁS RELIGIOSO DE UN HOMBRE

A veces queremos hacer cosas, muchas cosas. Pensamos que hacer la Voluntad de Dios es hacer cosas y servir, y, aunque eso siempre estará bien, no es la esencia ni el criterio. Se trata de vivir tu tiempo, tu hora y hacerlo como Dios manda. Es decir, todas tus obras hacerla con el mejor esfuerzo y como si fueran tuyas propias. Tu trabajo es el mayor acto religioso que puede ofrecer a Dios. En él te das y sirves al prójimo y te ganas tu sustento.

Luego, no te preocupes de buscar más tiempo, porque tu tiempo, sobre todo cuando estás en el trabajo, lo estás dedicando a Dios si lo haces en su presencia y de la mejor manera posible según tus talentos y cualidades. Esa es tu diaria oración que nunca fallará. Y, luego, en el descanso y en tu tiempo libre, además de descansar, distraerte, que lo necesitas, acuerdate también de visitar y dialogar con el Señor. El Espíritu Santo te marcará también el camino, las ocasiones y tu tiempo.

Pero, tenlo en cuenta, es tu trabajo donde, cada día, te encuentras con el Señor y donde tu relación se hace más fuerte, viva y real. Dedicar tu trabajo, el medio con el que te ganas la vida, al Señor, es la oración más hermosa que puedes hacer. Y también la mejor oración. Luego, no podemos justificarnos con el tiempo, porque es tu tiempo, lo que haces cada día, incluso en las labores domésticas y otras, donde Dios se te hace presente y al que tú dedicas tus esfuerzos según su Voluntad.

Mira, Dios te pide que ames, ames a los hombres, tal y como Él te ama a ti a a todos los hombres. Pues, el trabajo, tu trabajo u ocupaciones, es la oportunidad de relacionarte con los hombres y servirles de la mejor manera posible, haciéndolo en verdad y justicia, y con amor. Eso es realmente y verdaderamente amar. Y esa es la Voluntad de Dios.

Luego, siempre quedará tiempo, sobre todo en el descanso y día libre, de santificar su Nombre e ir a visitarlo y participar en el banquete de la Eucaristía, alimento y fortaleza para nuestra alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...