ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 20 de enero de 2012

DIOS CUENTA CONTIGO

DIOS CUENTA CONTIGO. Te has puesto a reflexionar porque Dios...

Muchas oraciones se elevan al Cielo por ese formidable gol marcado, o para que mi equipo gane ese partido o esa copa, o para que esto me salga bien...etc. Pedimos y pedimos, pero no caemos en la cuenta que los demás también piden que ganen sus equipos o que las cosas les vayan bien.

Luego, ¿cómo es posible que a unos les salgan las cosas bien y a otros no? ¿Cómo es posible que unos se vena amenazados por terremotos y tsunami y otros le favorezca un clima bueno y confortable? ¿Es eso justo? ¿Y no tenemos todos un mismo PADRE DIOS? Miles de preguntas nos seguiríamos haciendo a este respecto, ¿por qué ocurren estas cosas? La figura del PADRE DIOS queda algo confusa y desdibujada.

Sin embargo, no desesperemos e intentemos reflexionar, porque nuestra mente se nos ha dado para eso, para reflexionar y razonar. El mundo ha sido creado, y ha sido creado con unas leyes establecidas. Establecidas para marcar un inicio y también un final. Todo tendrá su tiempo. No obstante, dentro de su creación, el hombre destaca por encima de todo, y todo lo demás queda y está sometido a él.

Él domina la tierra y todo lo convierte para su utilidad y fin, pero lo hace desde la bondad y el servicio a que todo sea usado para bien y para el bien de todos. Fuera de eso las cosas pierden su sentido y su finalidad. Indudablemente, hay cosas buenas y malas, y, por eso, somos creado con la capacidad de elegir, es decir, somos libres, seres en libertad que podemos decidir esto o lo otro.

Por eso, delante del bien o del mal, el hombre tiende y quiere elegir el bien. Sería absurdo plantar un árbol para obtener frutos dañinos o amargos. Todos queremos plantar semillas que nos ofrezcan hermosos y gustosos frutos que sean un gozo para nuestro paladar y nuestro cuerpo. Pero tenemos también la posibilidad de sembrar mala semilla, y obtener frutos dañinos y malos que perjudiquen nuestra salud.

Dependerá de nosotros conseguir lo uno o lo otro. Y seremos nosotros los culpables de que el mundo sea mejor o peor, haya terremotos o no...etc. Nuestras decisiones serán de mucha importancia y trascendencia. Por lo tanto, si quiero que el mundo sea mejor, mi acciones tienen también que mejorar. 

No se trata de esperar que esa ayuda nos venga de afuera, sino que soy yo quien tengo que cambiarla y enderezarla. Por lo tanto, no mirar tanto hacia arriba sino ponernos por obra trabajar más y mejor, con más cuidado y atención. Ahora, sería muy importante conocernos y darnos cuenta de que estamos tocado, de que somos seres libres, pero inclinados al mal y al egoísmo, y tentados irresistiblemente a hacer las cosas a nuestro antojo e intereses. Y, por nosotros mismos, nos es muy difícil luchar contra esta condición.

Necesitamos la Gracia del Creador, la fuerza del ESPÍRITU SANTO que JESÚS de Nazaret consiguió para cada uno de nosotros con su entrega hasta una muerte de cruz. ÉL es la Cruz que nos salva y que, con Ella, somos capaces de vencernos y mejorar. Todo nos ha sido revelado en la Encarnación, tomando naturaleza humana como la nuestra para señalarnos el camino a seguir: "La bienaventuranzas". No cabe duda de que el mundo mejoraría, y que, sin lugar a duda, también nos costaría un gran esfuerzo por nuestra parte lograrlo. No viene sólo.

DIOS nos pide nuestra colaboración, y eso no consiste en mirar para arriba y quedarnos quieto, sino ponernos por obra colaborar con ÉL. Y esa colaboración nos exige saber sembrar, y sembrar bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...