ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 5 de enero de 2011

NOCHE DE REYES Y DE ILUSIÓN.

Sueños de Aire Azul.: UN JUGUETE, UNA ILUSIÓN.

Siempre me ha hecho ilusión los días de noche Buena, fin de año y Reyes. Desde niño disfrutaba con la imaginación e ilusión de esos días. En mi casa y el entorno, pues mis padres tenían una tienda de las llamada de comestibles, donde se vendía víveres pero también de todo un poco, hasta juguetes de reyes...etc.
Guardo en mi memoria, aunque en el fondo como si de un baúl viejo se tratara, unas imagenes borrosas y casi imperceptibles de unos marineros andaluces cantando villancicos en la tienda de mi padre. Eran marineros gallegos o andaluces que recalaban por esa época en Lanzarote, frente a la costa Africana, y pernoctaban esos días en la isla.

Recuerdo que mi padre les ponía sus copitas de anís del mono o ron. Ellos cantaban con una pandereta y con una botella de anís del mono vacía, y una cuchara, raspando de arriba a abajo, sacaban un sonido como una sonajera o algo así. El ambiente era festivo, cantos a la esperanza, a un mundo mejor. Son días que siempre han marcado mi vida.

La noche de Reyes, como la de Noche Buena, como la de fin de año, son noches de esperanza y de cierta alegría. Sé que para todos no será igual, pero yo las recuerdo así y, aunque he pasado mis penas y momentos malos, siempre son, al menos a mi me lo parece, noches de cierto encanto e ilusión.

Este año no espero nada porque la situación no está para eso, pero, bueno, siempre está la esperanza de algún regalito, simple tontería, pero son noches y días de ilusión y de esperanza porque desde la fe y los que creemos tenemos el mejor regalo del mundo: la vida y la promesa de salvación que, precisamente en estos días, hacemos presente y renovamos en el Niño DIOS que nace en nuestros corazones.

Sin embargo, tengo muchas cosas que pedir, mi carta es muy extensa, la más extensa de toda mi vida hasta este momento:
le pido por la fe de mis hijos, especialmente por el más pequeño; le pido por las 21 personas cristianas muertas en Egipto, y por lo que siguen sufriendo allí, y en otras partes del mundo.

Le pido por los niños que están, en estos momentos, condenados a muerte en el seno de sus madres; le pido por los pobres y desesperados por el hambre, un techo; le pido por los que no tienen fe y se agarran a lo caduco y finito de este mundo; le pido por la Iglesia, por el Papa, por las JMJ de Madrid y por muchas cosas más. No acabaría la carta.

Pero también le pido por todos los blogueros, incluido yo, para que nos una, nos aumente nuestra fe y los frutos de su consecuencia. Para que seamos más íntegros, más responsables, más fieles, más santos, más valientes, más veraces, más humildes, más desprendidos, más solidarios, más disponibles, más sonrientes, amables, pacientes, comprensivos, bondadosos, suaves y buenos. En una palabra, más Amor.

Para todos felices Reyes y un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

Origen de la fiesta:

El 6 de enero se celebraba desde tiempos inmemoriales en Oriente, pero con un sentido pagano: En Egipto y Arabia, durante la noche del 5 al 6 de enero se recordaba el nacimiento del dios Aion. Creían que él se manifestaba especialmente al renacer el sol, en el solsticio de invierno que coincidía hacia el 6 de Enero. En esta misma fecha, se celebraban los prodigios del dios Dionisio en favor de sus devotos.
La fiesta de la Epifanía sustituyó a los cultos paganos de Oriente relacionados con el solsticio de invierno, celebrando ese día la manifestación de Jesús como Hijo de Dios a los sabios que vinieron de Oriente a adorarlo. La tradición pasó a Occidente a mediados del siglo IV, a través de lo que hoy es Francia.

La historia de los Reyes Magos se puede encontrar en San Mateo 2, 1-11.

“Después de haber nacido Jesús en Belén de Judea, en el tiempo del Rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén diciendo: ¿dónde está el que ha nacido, el Rey de los Judíos? Porque hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarlo.
Al oír esto, el Rey Herodes se puso muy preocupado; entonces llamó a unos señores que se llamaban Pontífices y Escribas (que eran los que conocían las escrituras) y les preguntó el lugar del nacimiento del Mesías, del Salvador que el pueblo judío esperaba hacia mucho tiempo.
Ellos contestaron: En Belén de Judá, pues así está escrito por el Profeta:

Y tú, Belén tierra de Judá
de ningún modo eres la menor
entre las principales ciudades de Judá
porque de ti saldrá un jefe
que será el pastor de mi pueblo Israel

Entonces Herodes, llamando aparte a los magos, los envió a la ciudad de Belén y les dijo: Vayan e infórmense muy bien sobre ese niño; y cuando lo encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo.
Los Reyes Magos se marcharon y la estrella que habían visto en el Oriente, iba delante de ellos hasta que fue a pararse sobre el lugar donde estaba el Niño. Al ver la estrella, sintieron una gran alegría.
Entraron en la casa y vieron al niño con María su madre. Se hincaron y lo adoraron. Abrieron sus tesoros y le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Luego, habiendo sido avisados en sueños que no volvieran a Herodes, (pues él quería buscar al Niño para matarlo), regresaron a su país por otro camino.”

Podemos aprovechar esta fiesta de la Iglesia para reflexionar en las enseñanzas que nos da este pasaje evangélico:

*Los magos representan a todos aquellos que buscan, sin cansarse, la luz de Dios, siguen sus señales y, cuando encuentran a Jesucristo, luz de los hombres, le ofrecen con alegría todo lo que tienen.

* La estrella anunció la venida de Jesús a todos los pueblos. Hoy en día, el Evangelio es lo que anuncia a todos los pueblos el mensaje de Jesús.

* Los Reyes Magos no eran judíos como José y María. Venían de otras tierras lejanas (de Oriente: Persia y Babilonia), siguiendo a la estrella que les llevaría a encontrar al Salvador del Mundo. Representan a todos los pueblos de la tierra que desde el paganismo han llegado al conocimiento del Evangelio.

* Los Reyes Magos dejaron su patria, casa, comodidades, familia, para adorar al Niño Dios. Perseveraron a pesar de las dificultades que se les presentaron. Era un camino largo, difícil, incómodo, cansado. El seguir a Dios implica sacrificio, pero cuando se trata de Dios cualquier esfuerzo y trabajo vale la pena.

* Los Reyes Magos tuvieron fe en Dios. Creyeron aunque no veían, aunque no entendían. Quizá ellos pensaban encontrar a Dios en un palacio, lleno de riquezas y no fue así, sino que lo encontraron en un pesebre y así lo adoraron y le entregaron sus regalos. Nos enseñan la importancia de estar siempre pendientes de los signos de Dios para reconocerlos.

Los Reyes Magos fueron generosos al ir a ver a Jesús, no llegaron con las manos vacías. Le llevaron:


  • oro: que se les da a los reyes, ya que Jesús ha venido de parte de Dios, como rey del mundo, para traer la justicia y la paz a todos los pueblos;


  • incienso: que se le da a Dios, ya que Jesús es el hijo de Dios hecho hombre;


  • mirra: que se untaba a los hombres escogidos, ya que adoraron a Jesús como Hombre entre los hombres.



  • Esto nos ayuda a reflexionar en la clase de regalos que nosotros le ofrecemos a Dios y a reconocer que lo importante no es el regalo en sí, sino el saber darse a los demás. En la vida debemos buscar a Dios sin cansarnos y ofrecerle con alegría todo lo que tenemos.

    * Los Reyes Magos sintieron una gran alegría al ver al niño Jesús. Supieron valorar el gran amor de Dios por el hombre.

    * Debemos ser estrella que conduzca a los demás hacia Dios.

    Significado de la fiesta:

    Antes de la llegada del Señor, los hombres vivían en tinieblas, sin esperanza. Pero el Señor ha venido, y es como si una gran luz hubiera amanecido sobre todos y la alegría y la paz, la felicidad y el amor hubieran iluminado todos los corazones. Jesús es la luz que ha venido a iluminar y transformar a todos los hombres.

    Con la venida de Cristo se cumplieron las promesas hechas a Israel. En la Epifanía celebramos que Jesús vino a salvar no sólo a Israel sino a todos los pueblos.
    Epifanía quiere decir "manifestación", iluminación. Celebramos la manifestación de Dios a todos los hombres del mundo, a todas las regiones de la tierra. Jesús ha venido para revelar el amor de Dios a todos los pueblos y ser luz de todas las naciones.

    En la Epifanía celebramos el amor de Dios que se revela a todos los hombres. Dios quiere la felicidad del mundo entero. Él ama a cada uno de los hombres, y ha venido a salvar a todos los hombres, sin importar su nacionalidad, su color o su raza.
    Es un día de alegría y agradecimiento porque al ver la luz del Evangelio, salimos al encuentro de Jesús, lo encontramos y le rendimos nuestra adoración como los magos.

    2 comentarios:

    1. Gracias por incluirnos en tu carta.
      Que los reyes nos ayuden a continuar con estos blogs, que seguro hacen mucho bien en internet
      Muy feliz noche de reyes

      ResponderEliminar
    2. Muchas gracias amigo Salvador, que con nos regalas el rostro de Cristo en cada post.

      Que tengas un 2011 lleno de bendiciones.

      ResponderEliminar

    Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

    Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.