ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 26 de octubre de 2013

UNIDOS EN EL SEÑOR



No solo es bonito y hermoso sino necesario, el compartir tu corazón con otras personas unidas en Xto. Jesús. Porque unidos en Él nos sabemos amados, perdonados, comprendidos, respetados, tenidos en cuenta, esperados, serenos, llenos de paciencia para dar y recibir...etc. 

No por eso dejamos de sentir y estar amenazados por la codicia, la envidia, el rencor, los primeros puestos, la impaciencia, el desespero, la soberbia, la codicia, avaricia...etc. Estamos tocados por el pecado y nuestra naturaleza es débil y muy frágil. Experimentarse así es bueno porque das en la medida de lo que eres. Y cuando te sabes pequeño e indefenso buscas un Padre que te alivie, te comprenda y te salve.

Los creyentes católicos tenemos la suerte de tenerlo: Padre Dios, que no ha dudado en enviar a su Hijo Jesús para salvarnos con su Muerte de Cruz por amor a cada uno de nosotros. Pero un Hijo tan Bueno que se ha quedado con nosotros, ahí en la Eucaristía, dónde todos los días y a todas las horas podemos citarnos y encontrarlo dispuesto a hablar con nosotros.

Por eso, en Él encontramos toda la fuerza necesaria para revertir todos esos sentimientos de pecados en sentimientos de unidad y amor. Y cuando nos encontramos, primero, Jesús se hace presente entre nosotros, porque sabemos que cuando dos o más están reunidos en su nombre, Él está entre nosotros. Y, segundo, con Él entre nosotros todo es mucho más fácil y llevadero. 

Así, nace en nosotros esos sentimientos buenos de unidad y de amor, que continúan viviendo en la red de forma virtual pero que nosotros sentimos de forma real unidos en el Señor. Hasta tal punto que nos parece que nos estamos viendo y hablando el uno frente al otro. La experiencia del Cuerpo Místico del Señor se hace presente y real. Somos su Iglesia y compartimos nuestro amor a través de la red.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.