ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 25 de julio de 2012

CON LOS OJOS CERRADOS

 - El ciego Bartimeo

caminamos mucho tiempo sin pararnos ni ver lo que sucede a nuestro alrededor. Estamos ciegos e indiferentes a las cosas que realmente trascienden y que realmente son las importantes.

Porque el hombre es un ser inminentemente trascendente, no se queda sin dar respuestas a sus interrogantes, los busca y trata de responder a esas inquietudes que le asaltan y le cuestionan. Sus enormes deseos de buscar la felicidad y de alcanzar la eternidad le mueven a no quedarse inmóvil.

Pero el mundo que le rodea también juega un papel importante en su vida. Le ofrece un felicidad envuelta en papel falso, adornada con espejismos de grandeza y placer, pero realmente engañoso. Detrás sólo esconde mentira y olor a caduco. Son ilusiones temporales que no terminan sino en vacío y muerte.

Pero, a pesar de todo eso, seguimos con los ojos cerrados. No somos capaces de abrirlos a la realidad y darnos cuenta de lo que tenemos delante. Ocurre como cuando buscamos una solución y, ¡tan cerca la tenemos!, que no advertimos lo fácil que nos resultaría descubrirla.

Así, contemple como unas personas buscaban donde convertir el idioma de una película y no descubrían cómo hacerlo. Desesperados y a punto de abandonar, uno, sin darse muy bien lo que hacía, picó el ratón en el lado derecho y resolvió la cuestión. ¡Qué fácil era!, estaba tan cerca y no nos dábamos cuenta.

Igual nos puede ocurrir con el encuentro con Jesús. Está vivo, a nuestro lado, pero nuestra mirada se fija en el mundo y esconde al Señor en la sombra. Sólo nos bastaría despejar esa sombra, serenarnos un poco y fijar la mirada en la Verdad que no nos deja de alumbrar. No está esperando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.