ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

martes, 29 de marzo de 2011

¿CUÁL SERÁ NUESTRO DESTINO?


Es la pregunta del millón y la que todos quisiéramos saber. Es verdad que muchos sentimos miedo y temor de conocerla porque puede ser horrible, pero a todos nos gustaría saber sobre lo que pasará con nosotros.

Ese miedo nos hace darnos a nosotros mismos respuestas sin sentido, falsas y apoyadas en mentiras porque no se sostienen por sí mismas. "Después de la muerte no hay nada", dicen uno; otros afirman, engañándose a ellos mismos, "nadie ha venido a contárnoslo? "Vamos a vivir la vida que son cuatro días y luego ya veremos", son los indiferentes que miran par otro lado y no quieren enfrentarse con la verdad.

La única verdad, quieras o no quieras verlo, es que un día tú y yo estaremos frente a la única verdad, y no habrá nadie más. Estaremos solos, cada uno cuando llegue su momento, y no habrá oportunidad de disimular, de mirar para otro lado sino de enfrentarse con ella. Por eso, es de buen gusto y de inteligente mirarlo ahora que todavía hay tiempo.

La muerte es el billete que todos hemos comparado desde que empezamos a vivir en este mundo y que un día usaremos para viajar a la otra parte. La muerte es el vehículo que nos llevará, pero no porque estamos muertos sino para trasladarnos a la otra parte de la vida. Digamos para entenderlo que la muerte es el coche, tranvía o avión que nos transporta, no hay otro vehículo como ella que pueda llevarnos a ese viaje. Es el viaje más importante de nuestra vida y sólo por ella llegaremos a la verdadera vida eterna.

Esta reflexión que escribo sobre la marcha acaba de llegar a mi mente de forma inesperada, como todas, a impulso del ESPÍRITU, porque me vino cuando hablaba con una amiga, Lorena, sobre voces que ella decía haber leído del infierno por no sé que científico. Y me he puesto a escribir.

Una vez en el lugar de la vida eterna, iremos por nuestros mismos píes al lugar que nos corresponde. Seremos nosotros mismos los que entenderemos que lugar nos corresponde, porque si hemos vivido encerrados en nosotros mismos comprenderemos que hemos obrado de forma egoísta rechazando el amor de nuestro PADRE DIOS que nos espera, y en consecuencia no podemos ahora mentir y decir que no lo sabíamos o no nos dimos cuenta. Estaremos eternamente lejos de la presencia del PADRE y eso va a ser terrible. Nunca estaremos saciados y satisfechos. ¿Sabemos que significa eso? Cada día, por la gracia de DIOS entiendo menos a mi hermanos, y no comprendo como se juegan la vida por cuatro cosas sin valor. Me los imagino buscando y rebuscando en los basureros como algún indigente que ves en alguna ocasión.

De modo que, en este mundo nadie va a morir sino que todos viviremos eternamente pero lo que sí debe preocuparnos, y parece que no nos preocupa mucho, es dónde vamos a estar después, porque después es para siempre. Nos pasamos la vida cuidándonos y luchando contra la muerte. Y es natural que se haga así, pero sin perder de vista que tarde o temprano ese va a ser nuestro vehículo que nos llevará a la verdadera vida. 

Por lo tanto, lo importante, amigos y compañeros hermanos, no es la muerte sino la vida, y la vida dependerá de como tú la vivas ahora: "Con amor o desamor". Eso es lo que viene a decirnos JESÚS. Se trata de amar como ÉL nos amó. Y continúa diciéndonoslo, pero al parecer no hay oídos ni escucha. Tiene más audiencia y atención el Sr.Zapatero que ha dicho muchas mentiras y no ha cumplido muchas promesas. O el Sr.Rajoy que todavía no se decide a defender la vida en su totalidad. ¿Quién es capaz de tener credibilidad? ¿Quién ha cumplido lo prometido? Sólo en ese JESÚS de Nazaret se da esa premisa. En ÉL se ha cumplido todo lo profetizado y con la Resurrección toda ya está dicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...