ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 3 de febrero de 2010

NUESTRO EGOÍSMO, LA CAUSA DE NUESTRA INMADUREZ.



El hombre siempre estará preguntándose sobre el dolor, el sufrimiento y las contrariedades que la vida y su recorrido le plantean. Creo, en mi humilde opinión, que no hay tema más sugestivo e importante que pueda interesar más al hombre que este. Porque en ello le va la vida, el gozo y la felicidad. De nada vale ser, tener, si no hay paz, bienestar interior consigo mismo y, por supuesto, felicidad.

Nada importa más, y todo lo demás se considera basura si no se tiene lo primero. Ni que decir tiene que la vida contra la muerte es la meta que toda persona busca, pues estar atormentado, sin salud y en un constante desasociego te lleva a desear la muerte que, de alguna forma consideras que ya la tienes. Son, pues, los temas vitales que no podemos eludir aunque queramos mirar para otro lado y llenarnos de sucedáneos temporales que sólo nos dan pan para hoy, pero hambre para mañana.

Todo nuestro alrededor está embriagado, a menos que prestemos atención, a dar respuesta a esta inquietud. El cine, la prensa, los medios audiovisuales... no pueden desentenderse de esta inherente necesidad de responder a la verdadera y desesperante necesidad del hombre. Y, en los momentos puntuales de grandes tragedias, amén de las cotidiana de cada uno, el hombre aflora su propia esencia de mirarse su etiqueta y ver de dónde viene, a dónde va y qué es.

Estos días donde la tragedia reciente de Haití hace saltar a la actualidad la dormida pregunta que el hombre quiere enterrar. Donde unos simples temporales desbordan las malas planificaciones y la no voluntad política de darle soluciones, tal es el caso de las Islas Canarias, a lo que se sabe y preve que va a pasar. Donde se pasa hambre, hay carencias importantes de salud y educación, como es Bolivia, por poner un ejemplo, y su Presidente Morales, venido de esa realidad, no hace por luchar y tratar de solucionarlos, ¿qué responsabilidades le vamos a pedir a DIOS?



Porque la pregunta es esa: ¿Por qué DIOS permite estas cosas? Eludimos nuestra responsabilidad para adjudicarsela a DIOS. O dicho de otra forma, admitimos que DIOS es nuestro PADRE cuando nos conviene pero, a la hora de justificarnos y culpabilizar, le señalamos a ÉL. Un PADRE, que sólo tiene el deber de cuidarnos, protegernos y abastecernos, pero nada más. De exigencias nada.

Simplemente, DIOS no permite nada, ni desea nada malo ni trágico para su criatura más preciada. Sólo quiere su bien, su gozo y felicidad eterna, pero le ha dado la posibilidad de ganárselo con su sudor y trabajo, y de forma libre y opcional. Puedes decir que sí, y puedes decir que no. Puedes, libremente, aceptar su Voluntad, o puedes no aceptarla. DIOS siempre la respetará, y no moverá un dedo. ¿O es qué no lo hizo así con su HIJO cuando fue Crucificado en el Golgota? ¿Entendería eso María, la Madre? Al parecer parece que sí, pues su respuesta fue. "Hágase tu Voluntad", y se entregó en obediencia a cumplirla.

DIOS aprovecha estos momentos, que suceden más por la mano del hombre que por otra cosa, para cincelar y modelar al hombre, y ayudarle a madurar, a comprender, a que le miren y entiendan que ÉL es su PADRE, y que sin ÉL nada pueden hacer. Son esos momentos cuando el sufrimiento y el dolor tienen sentido y despiertan en el hombre el deseo de solidaridad, de esfuerzo, de compartir, de entrega, de fraternidad, de... en una palabra, Amor.

Son esos momentos donde el hombre, por sí mismo, experimenta la vivencia de un DIOS AMOR cercano que le acompaña, le da esperanza y sentido a continuar la peregrinación y la lucha. Sólo con oírlo, aprenderlo, e incluso razonarlo no basta. A DIOS hay que experimentarlo y, por nuestra forma de ser, sólo en el dolor y sufrimiento experimentamos la necesidad de su Poder y de su Amor.

9 comentarios:

  1. Salvador, la cuestiòn que tratas es una de las más tramposas ya que encierra una grave acusación a Dios y hace muy difícil a quien se bloquea con ella, hacer lo necesario para alcanzar la salvación. Sería ridículo dejar de poner lo que está a nuestro alcance para ser santos y al mismo tiempo lamentarse de supuestas fatalidades condenatorias.

    ResponderEliminar
  2. Precisamente acabo de ver hace poco esta pelicula por segunda vez. Que buena, es. El dolor lo causan los hombres,de eso no hay duda.
    Felicidades por la entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. En mi humilde entender, somos los seres humanos los directamente responsables de lo que nos pasa. Que no se nos olvide que estamos dotados del "libre albedrio", consecuentemente, Dios no es culpable de nuestras acciones. A EL le duele que tomemos decisiones equivocadas y sufre por nuestro alejamiento. Oremos con mas fe, para que nuestros hermanos por todo mundo encuentren en EL, el consuelo que tanto necesitan. Bendiciones como siempre amigo....

    ResponderEliminar
  4. SALVADOR, EL SER HUMANO ES MUY EGOÍSTA: CUANDO SUFRE O NO LE VAN BIEN LAS COSAS PIDE A DIOS UNA AYUDA MIENTRAS OTROS DIRECTAMENTE LE CULPABILIZAN POR PERMITIR QUE LES SUCEDA ESE HECHO CONCRETO, PERO CUANDO ESTÁ DICHOSO Y TODO LE VA BIEN, POCAS VECES SE ACUERDA DE DARLE GRACIAS POR LOS DONES RECIBIDOS, O SIMPLEMENTE, POR EL MILAGRO DE DESPERTAR EN UN NUEVO DÍA.
    UN CORDIAL SALUDO. GRACIAS POR HACERNOS REFLEXIONAR UNA VEZ MÁS.
    EXIGIMOS A DIOS QUE NOS AYUDE, LE PEDIMOS COSAS PENSANDO EN NUESTRO BIENESTAR SIN DARNOS CUENTA QUE CUANDO MENOS PIDAMOS PARA NOSOTROS MISMOS MÁS RECIBIREMOS. CUANDO SEAMOS REALMENTE ALTRUISTAS Y PIDAMOS POR OTROS, MÁS NOS AYUDARÁN. PERO, OJO, NO HAY QUE PEDIR POR OTROS PENSANDO EN SER RECOMPENSADOS, DE ESTA FORMA LA PETICIÓN PIERDE TODO SU VALOR.
    DEBEMOS SER VERDADERAMENTE ALTRUISTAS, NO ESPERAR NADA A CAMBIO, Y POCO A POCO NOS DAREMOS CUENTA QUE DIOS SÍ DA, SÍ CONCEDE, Y EN ABUNDANCIA.
    PARA MÍ EL SUFRIMIENTO Y EL DOLOR NO ES MÁS QUE APRENDIZAJE. HAY PERSONAS QUE POR SU EGOÍSMO NO COMPARTEN, VIVEN PARA SÍ MISMAS, Y ES UNA PENA QUE TENGAN QUE PASAR POR UNA ENFERMEDAD PARA DARSE CUENTA DE LO QUE VERDADERAMENTE IMPORTA EN LA VIDA: EL SERVICIO DESINTERESADO, BRINDARSE A OTROS.
    ESTAMOS EN UN MUNDO DONDE TENEMOS DE TODO PARA TODOS, AUNQUE EL EGOÍSMO HAGA QUE ESOS BIENES NO ESTÉN REPARTIDOS CON JUSTICIA.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Todo el mal que inevitablemente nos sucede en nuestra vida, sobre todo los que nos marca gravemente, lo achacamos a que DIOS no nos lo ha querido evitar. Hablo en sentido general, Roberto.

    Incluso, ya en tiempo del A.T., los judíos consideraban la enfermedad como un mal maldito por los pecados.

    DIOS es nuestro PADRE y como PADRE no quiere que suframos ni que nos pase nada que no sea bueno para nosotros. Y lo peor que nos puede pasar es que le perdamos para siempre. Por eso nos cuida y nos ayuda a que confiemos en ÉL y no desesperemos ante las cosas que nos suceden en nuestra vida

    ResponderEliminar
  7. Pienso lo mismo, Mª Jesús, y creo que DIOS aprovecha esos momentos para alumbrarnos el camino verdadero.

    Un abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar
  8. Mejor no lo podrías decir, Kalina, y estoy muy de acuerdo con tu comentario.
    .
    Nuestro PADRE DIOS nos perfecciona a través del dolor que nos hace abrirnos a su Misericordia.

    Un abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar
  9. Tu lo has dicho, Rosa. Has resumido muy bien mi reflexión, o al menos lo que quise decir.

    En los momentos dolorosos y difíciles es cuando estamos más receptivos a escucharle y a darnos cuenta de que le necesitamos imperiosamente. Sin ÉL nada somos.

    Un abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...