ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 28 de junio de 2008

EL PROBLEMA ES EL AGUA: LA SALIDA DEL HAMBRE


Hay mucha gente que, aún en menor medida, han experimentado la falta del liquido elemento y sus nefastas consecuencia. En mi tierra, por ejemplo, Canarias, se pasó muchas penalidades por la falta de agua. Es verdad que unas islas más que otras, pero yo, que soy de Lanzarote, una de las más seca, se lo que puede significar la carencia de agua. Y digo sé, por fortuna gracias a DIOS no he vivido grandes carencias y necesidades, al menos en mi casa, pero si he oído las grandes necesidades que se ha pasado.


Entre mis recuerdos está la de los aljibes: pozos de agua, que cada casa tenía como deposito o almacenamiento para su consumo. Cuando necesitábamos agua había que guindar un balde, cubo, para extraer el agua necesaria para el uso diario. Comparando con las comodidades de hoy, aquellas resultan duras y molestas, pero viendo lo que pasa en Etiopía, lo pasado en nuestra historia podríamos catalogarlo como super cómodo y gran lujo.


Indudablemente que se hablaba del agua como un bien necesario e imprescindible para todo. Sin ella no hay vida: agricultura, alimentos, higiene...etc. el agua significa vida, y no tenerla deriva en muerte. Me quedo perplejo ante tan valoración del liquido elemento y no entiendo como se puede estar tratando este problema, en mi tierra concreta, con tanta parsimonia e indiferencia. Nuestros gobernantes y políticos pierden el tiempo en habladurías, que si tú o el otro, mientras el problema, después de toda la vida, sigue sin resolver.


Sólo bastaría reseñar lo que ha supuesto el agua, al menos en Lanzarote, mi tierra, al tenerla en abundancia, gracias a la irrupción de las potabilizadoras, significó el despegue de la industria turística y el desarrollo económico. Hoy, los conejeros, como así se denomina a sus habitantes, tienen, gracias al agua, un nivel de vida envidiable. Pero, ¿como es posible que el problema sigue sin resolverse?


Sin resolverse, porque el desarrollo poblacional ha sido ingente y, todas las estructuras sociales, hospitales, colegios, seguridad, luz, agua... etc. se han quedado, aparte de obsoletas, insuficiente para abastecer y cumplir con las demandas y necesidades de los conejeros y sus inmigrantes. Son muchos los que atraídos por las inmejorables condiciones económicas, el buen clima y el gran nivel de vida, han recalado a esta isla buscando una situación más confortable y mejor. En otros casos han llegado, arriesgando sus vidas, por la inevitable necesidad de saciar su hambre. ¡Llegar o morir!


Pero, a pesar de todas estas experiencias vivida, el problema no se resuelve. Hace unos días vi y escuche por la televisión local, Lancelot TV, un programa dónde se debatía este problema del agua por los políticos de turnos. Nada hay que comentar, todo más de lo mismo, pero si merece resaltar algo que creo es lo único digno de ser comentado. Me refiero a lo que dijo, y yo aquí subrayo, D. Manuel Cabrera, del PIL, sobre el problema en cuestión: "lo único importante es acometer ya las acciones pertinentes para la solución del problema".


Y eso es lo que creo que hay que hacer. Dejemonos de si tú o yo. La única realidad es que estamos aquí, ahora, y el problema sigue sin resolverse. Y nadie ha presentado nada, eso también es verdad, sólo el PIL lo ha hecho, pues bien, veamos lo que tienen y pongamonos a trabajar juntos, codo con codo, por el bien de Lanzarote. Seamos, por una vez, seres racionales y corrijamos, añadamos, suprimamos, en la más sincera y fraterna colaboración, por resolver el problema. Todo lo demás no cuenta, no vale para nada, es pura demagogia.


Ocurre lo mismo con el problema del hambre. Me he quedado sorprendido cuando por boca de un padre comboniano, la voz de la Iglesia, ¿dónde están los que hablan de derechos humanos?, Juan González Núñez, lleva 32 años en Etiopía, la carencia fundamental es el agua. O dicho de otra forma: con el agua, todo el problema del hambre se puede paliar.


Comenta el padre Juan, que ahora mismo se encuentra en una zona que no está siendo afectada por la hambruna: yo estoy en el noroeste del país, cerca de la frontera con Sudan. Aquí no tenemos los problemas que hay ahora mismo en el Sur. Sin embargo, conoce bien el problema del hambre. Fue testigo directo de la hambruna del 84 y del 85, y es el autor de 38 días en el corazón del hambre. Hoy dice que las épocas de carestía "se suceden con una cierta regularidad cada 5 ó 6 años, a veces menos, y siempre vienen precedidas de un período de sequía. No suelen afectar a la vez a todas las regiones del país; a veces toca en el norte, otras en el sur, como sucede este año, en áreas como la de Sidamo, donde los combonianos trabajamos desde hace años.


La solución,según el padre, no se barrunta fácil, pero sobre el papel las cosas serían más sencillas: "la solución pasaría por contar con un depósito y prever estas situaciones, porque se sabe que las sequías vienen periódicamente. Lo que pasa es que la gente vive al ritmo de la lluvia; no hay regadíos. Por eso si las lluvias llegan tardes se pierden las cosechas, aunque ahora esté lloviendo con normalidad. Si el agua llega tarde, todo se pierde y hay que esperar a plantar y a que germinen otras cosechas.


¿Ahora, es tan difícil acabar con esta lacra y promover lo suficiente para acometer las obras necesarias a fin de recoger las aguas y tenerlas depositadas para su uso cuando sea necesario? ¿Cuanto cuesta construir un avión o cualquier otra cosa, simplemente para ganar unos segundos en rapidez y comodidad? ¿Cuanto se despilfarra en eventos y promociones que pueden esperar y no son tan vitales como el problema del agua? ¿Se puede entender esto?


No quiero alargarme más porque se hace muy extenso el artículo, pero prometo continuar aportando datos que nos ponen los pelos de punta. Pido con todas mis fuerzas y hago extensivo esta petición a todos aquellos que confíen en la bondad del hombre, para que movidos por la Gracia del ESPÍRITU SANTO sean capaces de darse cuenta y pongan manos a la obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...