ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

martes, 8 de noviembre de 2016

UNA MISA POR LA MAÑANA EN SAN BARTOLOMÉ



No hay nada mejor que empezar el día con una Eucaristía. Es una oportunidad para ofrecer todas las vivencias de ese día, junto al Señor, y, abandonados en sus Manos, en la actitud e intención de vivir esas veinticuatro horas en su Palabra y Voluntad.

Empezar el día con el mejor banquete al que podemos ser invitados es tener la posibilidad de empezarlo bien. No hay mejor comienzo que ese. Tomar el mejor alimento para enfrentarnos a la lucha diaria de cada día, fortalecidos en el Espíritu del Señor, es la mejor opción que se puede elegir. Es el espacio y tiempo donde, en la serenidad de la mañana y antes de empezar las labores profesionales, tú, puedes tener un encuentro con el mejor asesor para tu vida. Luego, saldrás al terrero de lucha, el mundo que te espera, con la actitud de ser pan compartido como el que acabas de recibir.

Los creyentes no debemos desaprovechar esa gran oportunidad. La Eucaristía es el encuentro vivo con Jesús que Vive y se hace alimento para fortalecernos y darnos poder para remar contra corriente. Es el fundamento de nuestra fe como nos dice el Papa Francisco, porque allí se hace presente el Señor y nos descubre que vive entre nosotros. Su Resurrección se manifiesta cada mañana en cada Eucaristía celebrada.

Es bueno que la Iglesia, nuestra querida Iglesia de Lanzarote se plantee celebrar una misa cada mañana. Porque habrá mucha gente que no puede asistir a la de la noche. Sí, sé y conozco las posibles difícultades, pero también sé que están para vencerlas y superarlas.

Entre todos podemos encontrar soluciones para que cada día haya una misa, por las mañanas, en Lanzarote. Realmente vale la pena, aunque esté sólo el celebrante y una persona. Porque lo importante de cada reunión es que está Jesús presente. Basta sólo que hayan dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.