ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 20 de marzo de 2013

TRIBULACIONES EN EL CAMINO



Caminas y caminas, una sola cosa importa, caminar. A pesar de las dudas y tribulaciones no pares, continua caminando porque solo en el caminar se puede encontrar. Quien no se mueve, no busca, y quien no busca, nada encuentra. Para buscar hay que moverse, es decir, caminar.

Caminar aun en la oscuridad, en las vacilaciones, en la ceguera e incomprensiones. Caminar porque solo se hace camina cuando andas y te mueves. Caminar aunque vayas en algunos tramos del camino en soledad. No importa, está Él, siempre está Él. Nunca te deja aunque algunas veces aparente estar escondido. Son posiblemente pruebas para poner tu constancia, tu perseverancia, tu confianza al limite de la fe. 

Necesitas probar tu fidelidad. No son las palabras las que demuestran nada si no están respaldadas por los hechos. Obras son amores, y no simplemente razones y palabras que no se concretan en nada. Tu vida, tus vivencias, tus experiencias son las que prueban tu amor. Posiblemente, en el camino, Dios quiere probarte.

Camina y no dudes. Lucha contra los peligros aunque te veas acorralado. Son los momentos donde decides que tu fe y fidelidad valen más que tu propia vida. Son los momentos, en la tribulación y la lucha, donde se pone a prueba de fuego tu ser creyente, tu vida, tus pasos firmes y decididos. Son los momentos donde te dices a ti mismo: soy creyente y doy testimonio de eso.

Y es cuando experimentas que no estás solo. No entiendes de donde te ha venido la fuerza, la perseverancia, ni como has llegado a esa altura del camino. Sin embargo, sientes un impulso interior que te mueve, que te empuja, que te lleva, que te alumbra, que te inspira, que te lanza, que te aparta del miedo, que te da valor, que pone las palabras en tu boca, que te da alegría, que multiplica tu poder y tu capacidad de sufrimiento, que te asombra, que te llena de gozo... ¡Dios mío!, experimentas que el Espíritu Santo vive en ti.

Y, a pesar de que las dudas no se van, ni las tentaciones desaparecen, continuas el camino con paso firme, decidido, sabiendo que no eres digno, pero confiando en el perdón y la misericordia de un Padre que te espera con los brazos abiertos. Conclusión: sigo caminando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...