ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

martes, 25 de enero de 2011

EL VALOR DE SENTIRNO AGRADECIDOS

Señor, al terminar este año , quiero darte las gracias por todo lo vivido y pedirte vivir el nuevo que empieza en tu presencia.

Me paro, trato de tomar conciencia que existo, que vivo, que camino y que tengo un montón de cosas que me han sido dadas. Mi primer recuerdo es para mis padres. ¿Qué hubiese sido de mí sin ellos? Cuantos mimos, cuidados y esfuerzos han hecho para mí sin pedirme nada a cambio. Bien, es verdad, que como humanos que somos nos proyectamos en los hijos y esperamos que se acuerden de nosotros en nuestra ansianidad, pero, aún pensándolo, eso está muy lejos y lo inmediato es que nos damos sin nada a cambio. Es imagen del verdadero amor.

Pero, después de mis padres, hay mucha gente que me ha ayudado a dar muchos pasos en mi vida. Unos directamente, otros por su propio interés, pero yo me beneficio de todos. Caminar por la calle me parece un gran milagro: que todo el mundo guarde un cierto ordén, haya respeto, puedas dirigirte con seguridad donde quieras... Haya una luz verde que se pone roja y todos la respetan permaneciendo parada. Al instante cambia a verde y todos se ponen en movimiento según seas peatón o vehículo.

Sientes hambre y entras en un café, donde te esperan para servirte. O vas a un comercio donde puedes encontrar lo que necesitas. Es un milagro que haya vida y que esa vida pueda sea un milagro de todos, porque todos nos necesitamos y gracias a todos podemos vivir.

Sí, estarás pensando que todo el monte no es oregano, pero aún así creo que hay más de oregano que monte. Indudablemente que hay mucho engaños, trampas, violencias, envidias, venganzas, fraudes, mentiras, muertes...etc., pero a pesar de todo eso es un milagro que los seres humanos podamos vivir como vivimos. Apretas un boton y se enciende la luz; abres el grifo y sale agua; haces click en un mando y tienes el mundo a tus pies en la tv. o marcas un número y hablas con alguien a muchos km. de ti.

Pero sin darte cuenta empiezas a considerar eso como un derecho, como algo que tienen que darte porque lo estás pagando. Y tienes razón, pero ante de eso hubo mucha gente que trabajó para que tú disfrutaras de eso ahora. También muchos que emplearon muchas oras de investigación para sanarte de tu gripe, tu dolor de cabeza, tu...etc.

Sólo quiero rendir inmensamente gracias a la vida por todo lo que me ha dado, como suena la canción de Perales. Sólo quiero, en este momento, sentirme agradecido por todo aquello que tengo y que es producto de mis padres, que DIOS, por su Misericordia, los tenga en su presencia, y de todas aquellas personas que han hecho de mi vida que sea mejor. A todos mis amigos blogueros que comparten y me alientan. Que inspiran mis reflexiones, que alumbran mi camino, que llenan mis momentos de oración y que rezan por mí.

Quiero darle gracias a todos y sentirme pleno de agradecimiento, pero sobre todo, quiero agradecer la vida que tengo, la salud, lo bueno y hasta lo malo que me hace luchar para ser más bueno, mi fe, mi familia, especialmente mi mujer, mis hijos. Todo lo bueno y malo que me ha sucedido porque eso me ha llevado a estar presente delante de TI, mi PADRE DIOS. Nada vale tanto y todo es verdadero tesoro si al final resulta que terminamos en tu presencia. Me apena ver lo que se pierden muchos amigos y personas que te ignoran, y eso me motiva y me lleva a la oración.

Podía haber, mi vida, acabado ya. No han faltado ocasiones para eso desde mis primeros años. Recuerdo aquel momento que pude ser víctima de un camión al que superé por poco, tenía 10 años, u otros momentos que me he atraganto comiendo y me parece que no voy a poder respirar más. O cuando se me paró el corazón como a Jarque o Antonio Puertas u otros muchos. Podía no haber despertado más, pero TÚ, SEÑOR, has querido que estuviese aquí, y yo, hoy, quiero darte gracias desde lo más profundo de mi corazón por, no sólo darme la vida y todo lo que soy y tengo, que sé que es Tuyo, sino por llenar mi corazón de inmensa gratitud y de fuerzas para expresarlo.

Porque lo que no se expresa se muere, duerme dentro de ti mismo y contigo se queda. Sin embargo, si se comparte puede llenar y mover a otros a hacer otro tanto. Y si eso es bueno, la vida será también mejor. Eso es lo que TÚ, mi SEÑOR, nos has dicho al movernos a compartir y amarnos. Y, de verdad, se siente uno mejor cuando se da y se ofrece desde el corazón.

Hoy me has regalado un inmenso regalo. Todavía no lo he rumiado bien, pero sé que viene de tu parte. Una persona, a la que quiero mucho, al percatarse de mis horas tempranas dedicadas a ti, horas en las que experimento mi pobreza y pequeñez, y lo que mejor te ofrezco es mi sacrificio de levantarme a la cita diaria contigo, se admiró y lo manifestó con un abrazo. Es esa persona de la que te hablo de forma especial cada día porque creo que lo necesita, y TU lo sabes mejor que yo.

Todo lo convierte en buen vino, hasta mis torpes y despistadas oraciones, porque TÚ las escuchas todas y sabes de dónde vienen. Eso sí, SEÑOR, son lo que soy y tengo. Mi corazón es sincero y quiero darte lo mejor. Y eso, aprovecho, para pedírtelo, porque sin TI sé que no podré conseguirlo. Todo es Gracia Tuya, SEÑOR, y una vez más quiero decírtelo delante de mis compañeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.