ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

martes, 3 de noviembre de 2009

¡QUÉ CLASE DE AMOR QUIERO PARA MI VIDA?


¡No hay nada más grande que el amor! Al parecer esa frase es algo que se acepta y se asume como lo más importante de nuestra vida, y como lo más grande que nos puede pasar. De cualquier manera, sabemos que el deseo más grande del hombre es amar y ser amado, eso creo que está aceptado y archisabido, pero en la practica no se entiende igual que en la teoría.

Hay un desencarnamiento entre la palabra y vida y, mientras el amor me satisface y me da placer, podemos admitir que todo coincide, pero cuando empieza a exigir paciencia, comprensión y sacrificio ya no se contempla de la misma forma. Ahora, esa clase de amor supone una molestia, un sacrificio que no me agrada y me hace la vida difícil y dura. Es el momento de la huida, de las justificaciones y de los pero...

Sin embargo, no podremos negar nunca que el hombre está hecho para cosas grandes, infinitas. Especialmente en su sed de amor. Quedarnos en la mediocridad o en la finitud es cosa de los irracionales, para el ser racional está hecha la eternidad, y eso es lo que siente en su más profunda intimidad y en lo más hondo de su ser.

Hace tiempo, leo en Alfa y Omega, que una historia recorre el mundo a través de Internet. Puede que no sea verdadera, pero ¿quién no reconocería que ésta es la clase de amor que quisiera para su vida?

Un hombre de cierta edad, continua el relato, vino a la clínica donde trabajo, para curarse de una herida en la mano. Tenía bastante prisa, y le pregunté el motivo de su urgencia. Me aclaró que tenía que ir a una residencia de ancianos, para desayunar con su mujer, que vivía allí. Llevaba ya un tiempo en ese lugar, pues sufría Alzheimer.

Ella no sabe quién soy. Hace casi cinco años que no me reconoce - me dijo -. Entonces -le pregunté extrañado-, sí ya no sabe quién es usted, ¿por qué esa necesidad de ir todos los días, y tan puntual? Me sonrió, me dio una palmadita y me dijo: "Ella no sabe quién soy yo, pero yo todavía sé muy bien quién es ella".

Tuve que contener las lágrimas y, mientras se iba, pensé: "Ésa es la clase de amor que quiero para mi vida".

4 comentarios:

  1. Me da la impresión de que antes se oía más la palabra amor. Creo que ha sido sustituida por otras de caracter libertino. Creo que se habla de lo que se vive y en el mundo de hoy hace falta mucho entender el significado de la palabra amar. Solo podremos hablar de amor, con nuestro testimonio, de otra forma, hoy no cala. Como siempre tus impresiones son geniales.

    ResponderEliminar
  2. La entrada suprimida es que el comentario de Ángel salió dos veces.

    De acuerdo contigo, Ángel, hay mucha confusión en todo lo que significa valores. Los conceptos se entienden según la verdad que cada uno defiende, e inclinado por sus intereses y apegos.
    Todo está supeditado al bienestar y a la mal entendida calidad de vida, y desde ahí se vive un egoísmo que sólo me mueve a enfrentarme al otro. La prioridad es mi vida, mi bien, mi satisfacción...etc.
    Todo lo que comporte sacrificio, generosidad, compartir, comprender, entender, esperar, ser paciente, acompañar, invitar, perdonar, aceptar, y en una palabra, amar no se entiende y, en consecuencia, la acogida al otro no se produce.
    Ofrezcamos nuestros Rosario de los sábados, tu estupenda idea, para que haya más conciencia de que la felicidad, que todos buscamos, está en el Amor.
    Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar
  3. Cada vez creo con más fuerza que no ha sido mi estupenda idea. Aún me pregunto ¿porque yo? Tu testimonio de vida cristiana, tu valentía, tu falta de respetos humanos, hace que sienta admiración por tí.Alguien ha llegado a llamarme Angel del Rosario. Con rubor me alegré de ese calificativo. Gracias a tí.Siempre me aportas una gran riqueza interior

    ResponderEliminar
  4. Gracias al ESPÍRITU, Ángel, que nos alienta, nos fortalece y nos alumbra el camino por donde debemos andar y seguir. Todo para Gloria del SEÑOR que es el Verdadero Protagonista, y aunque seamos tocado por nuestra vanidad propia, siempre pediremos al PADRE que nos aparte, como Juan el Bautista, de pretender acaparar la Gloria que sólo a ÉL le pertenece.
    Que el ESPÍRITU de DIOS te y nos siga iluminando a todos los blogueros que nos esforzamos en construir un mundo con los mismos sentimientos que lo hizo el Corazón de nuestro SEÑOR JESÚS.
    Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...