ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 27 de noviembre de 2008

La historia de Melazzini: lo único incurable es el deseo de felicidad.





Un oncólogo de éxito, jefe de servicio, una familia preciosa, una forma física envidiable. Llega el zarpazo de la esclerosis lateral amiotrófica, la tentación del suicidio y el descubrimiento del sentido de la existencia. Melazzini participa el próximo 8 de noviembre en la Jornada sobre la Calidad de Vida que organiza la Asociación Medicina y Persona en Madrid.

Su actual historia comienza hace seis años. Un día, de camino al trabajo en bicicleta, no le respondía el pie al intentar meterlo en el calapies. No le dio importancia en un principio, pero dos semanas después, cuando volvió a intentarlo y tampoco pudo hacerlo, empezó a preocuparse. Decidió ponerse en contacto con neurólogos que, después de casi un año de pruebas y de ser tratado como un paciente más (porque así lo quería), llegaron al diagnóstico terrible: padecía esclerosis lateral amiotrófica.

Ésta es una enfermedad del sistema nervioso que provoca la muerte celular progresiva de las motoneuronas, que son las células responsables de transmitir el impulso nervioso a los músculos voluntarios de todo el cuerpo. Esto conduce a una parálisis progresiva de toda la movilidad, incluidos los músculos para tragar, masticar, hablar y respirar. Acaba con la vida en tres, cuatro o cinco años (actualmente tarda algo más gracias a la respiración mecánica). Al final estás totalmente encerrado en tu cuerpo inmóvil, quizá moviendo sólo los párpados, pero con una sensibilidad y una conciencia sin alteraciones, prisionero de tu propio cuerpo. Muchos enfermos llaman "la bestia" a su enfermedad.

Este hombre, médico, al ser perfecto conocedor de su destino, sufre, se deprime, tiene miedo. Piensa en ponerse en contacto con una sociedad suiza (a través de Internet) para recurrir al suicidio asistido antes que acabar como un "vegetal". Finalmente llama por teléfono para concretar el día. Mientras habla con ellos, ve la forma con la que le animan a suicidarse (diciéndole que dada su enfermedad es la única salida que tiene); viendo la frialdad con la que le tratan, desiste de esta decisión.

Se retira a su pueblo natal y retoma la relación con un jesuita. Poco a poco va cambiando y dándose cuenta de que la vida puede ser rica e interesante, a pesar de la enfermedad. Incuso, también, "gracias" a ella. Su profesión también adquiere una mayor profundidad. Ahora, de hecho, Mario ve las cosas "desde la otra parte". Se pone en contacto con decenas de personas frágiles y en compañía de un cantautor famoso y de una cuidadora rumana comienza su batalla más importante: la batalla contra la soledad y el abandono que acompañan a las enfermedades más graves, contra el sentimiento de exclusión y de insignificancia que tarde o temprano sienten todos los que sufren de una incapacidad invalidante.

Ya no quiere morir, sino "disfrutar de cada minuto que te concede el milagro de estar vivo". Viaja constantemente por toda Italia para conocer directamente a sus compañeros de enfermedad y a sus familias. Se preocupa por sus necesidades e intenta ayudarles a resolverlas. Actualmente es también presidente de la Asociación Italiana de Esclerosis Lateral Amiotrófica y director científico del Centro Clínico Nemo, que se dedica a la investigación y al cuidado de los enfermos con esclerosis lateral y con distrofia neuromuscular.

Comenta que gracias a su enfermedad ha descubierto el verdadero valor de la vida. "Lo único incurable que tengo es este deseo mío de felicidad, que es la consistencia de la vida". En este momento brotó en mi corazón las palabras de San Agustín: "estamos hechos SEÑOR para TI, y no descansaremos hasta llegar a TI".

Javier Gutiérrez García.Presidente de la Asociación Medicina y Persona


Si algo nos hace levantar la mirada hacia el cielo es la punzada seca del dolor. El sufrimiento siempre pilla por sorpresa, siempre parece venir a traicionar lo más hermoso de nuestra vida, lo más esencial de nosotros mismos. Pero, si tiene sentido, entonces es soportable, e incluso, puede llegar a ser esencial para entender nuestra propia existencia (recogido del sentido busca al hombre.com ).


No entiendo el italiano, lo digo por el vídeo, pero en este caso las imagenes son elocuentes y hablan por si solas. Veo con mis propios ojos lo que siempre he sentido en mi interior y he buscado como respuesta en el SEÑOR. ¿Por qué sufrir? Ayer el profesor Pedro Rodriguez, al ser entrevistado en "los primeros cristianos": -deahaba.blogspot.com/2008/11/los-primeros-cristianos-tuvieron-que.html- manifestaba la estrategia que DIOS aprovecha para sacar de nosotros -"respetándonos nuestra libertad", ahí creo que está la clave, "el misterio"- la serenidad y las circunstancias dónde con la paciencia, obligados por nuestra propia impotencia humana, levantemos la mirada, para encontrar luz y sentido a la necesaria fragilidad humana. Fragilidad que, tarde o temprano, tenemos que compartir con el SEÑOR.

La diferencia está en que la compartamos con ÉL y en ÉL. Fuera de ÉL estamos perdidos y nada tiene sentido. Es cuando perdidos y sin rumbos justificamos y buscamos "la eutanasia", "el suicidio", "la droga", "sumergirnos en el placer" y todos los demás recursos que la ciencia y nuestras apetencias encuentran como salidas, pero todo es vano si el ARQUITECTO no construye la casa. Por más que la hagamos y la volvamos a hacer, todo es vano.

El camino de salvación y, por tanto, de plena felicidad eterna se encuentra en la Cruz. La Cruz de nuestra vida que muy bien supo encontrar Mario Melazzini. Sólo me resta alabar y pedir al SEÑOR que los bendiga a todos por estos dones que recibidos de su MANO generosa los comparten y ponen al servicio de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...