ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 7 de octubre de 2016

UN GRAN PELIGRO


Siempre me ha llamado la atención el agobio. Me explico, esa sensación de agobio, de angustia, de exigencias que rompen tu personalidad, tu ser y obrar, y tu conciencia de ti mismo. Mira, Dios te ha creado tal y como eres, y todo lo que tienes que hacer para quererle y abrazarle es amar. Ama en tu casa, en tu familia, en tus hermanos, en tus amigos, en tu trabajo, en tu ocio y en donde quieras que esté.

No te angusties por tantos libros que leer, ni tantos apuntes, encíclicas, conferencias, congresos y todo tipo de métodos y estrategias pastorales que seguir. Tú dedícate a amar y a hablar con Dios. No trato de decir que todo eso no sea importante y tenga su valor, pero no es todo. Es más importante se tolerante y comprensivo con los que no lo ven así; con aquellos que son más sencillos, más simples e inocentes. Y también con los que lo critican todo.

Tú, ama, intenta amar. No como a ti te gusta y quieres y te conviene, sino como lo hace Jesús en este mismo momento. Te está amando y te invita a que tú también lo hagas. Tómalo a Él de modelo, porque Él es el único que sabe amar. Y lee su vida. Es Él el único libro que no debemos dejar de leer, porque es el único que nos hace falta. Claro, leer su vida exige e implica muchas cosas que nos ayudan a escuchar, a participar, a caminar con otros y a muchas cosas más. Pero sin prisas ni exigencias.

Porque quien realmente tiene autoridad y poder para exigir soy Yo, nos dice el Señor, y no nos exige, sino que nos acompaña, nos propone, nos invita y sugiere, y, siempre, nos perdona, porque su Amor es Infinitamente Misericordioso.

Por todo ello, damos gracias al Señor y le pedimos que nunca nos deje angustiarnos por un activismo desmesurado y agobiante que, quizás, nos acerca a Marte y nos aleja de María.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.