ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 30 de septiembre de 2016

LLAMADOS A RESUCITAR



No perdamos nunca la esperanza, porque Dios nunca incumple su Palabra. Nadie mejor para creer en Él, porque no nos engaña y siempre nos escucha.
No por eso las cosas nos van a ir mejor. Pues eso sería un chocho, y Jesús no lo es. Es simplemente el Hijo de Dios, que ha venido para decirte que no desesperes, que no te apures, que la vida no es fácil y habrá que morir para volver a nacer Nuevo, Limpio y preparado para Vivir la verdadera y gozosa vida, la Vida Eterna en su presencia.
Murió por ti, y también por mí. Y eso no es broma. Está contigo, y también conmigo. Y nos acompaña, aunque la vida se nos ponga chunga y oscura. Aparecerá, porque está a tu lado. Tendremos que sembrar, y lo que se siembra tiene que morir para dar fruto. Así, sembrada nuestra vida, morirá para dar frutos. Y la muerte no es el último instante de nuestra vida, sino el morir día a día en nuestra renuncia a las cosas de este mundo que nos apartan de Él. Pidámosle que nos aumente la fe y nos dé la fortaleza de perseverar.

Él nos sostiene y nos fortalece y es el conductor de nuestra vida. Una vida que tiene un corazón que nos impulsa como un motor y nos mueve. Pero que también tiene una garantía y un seguro que se construye en nuestra fe, que nos da esperanza y seguridad. Y, sobre todo, un Conductor, el Espíritu de Dios que nos señala, acompaña y dirige nuestro camino. Amén.
Una sugerencia: lectura de la 1ª Carta de Pablo a los Corintios 15, 12-49. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.