ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 20 de marzo de 2016

NO HABLAMOS DE NOSOTROS, SINO DE ÉL, EL SEÑOR.



Cuaresma es también dejar escapar toda tu sensibilidad solidaria con aquellos que sufren sus pecados y pobreza y necesitan conversión y salvación. Quizás sea esta forma solidaria de hacer un buen ayuno.
Ahora, Gobierno español, no puedes tardar ni un segundo en confirmar el aceptar la repatriación de Alejandra. Porque eres el Gobierno y debes velar por el bienestar y la justicia para todos los españoles. Esperamos inmediatamente que así sea, pues una ciudadana española sufre. 

A veces no somos aceptados, porque no están de acuerdo con lo que decimos. Posiblemente tengamos errores, porque no somos perfectos y, por eso, caminamos en el Espíritu Santo hacia la perfección. Sólo el Padre es perfecto, y esa es nuestra meta, ser misericordiosos como el Padre.

Pero nos alegramos que tengamos disidentes y quienes se enfadan y hasta se borran de nuestros grupos y comunidades porque les molestan la verdad, que aún con error, proclamamos, porque no hablamos de nosotros, sino de Jesús, y Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Y a Él también le sucedió eso, y nos advirtió que también a nosotros nos sucedería. Y eso, lejos de entristecernos, nos da alegría porque nos indica que vamos por el buen camino

No nos ponemos como ejemplo, ¡Dios nos libre!, sino que nuestra Referencia, nuestro ejemplo y nuestra Palabra es la de Jesús, el Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo. Y es a Él a quien seguimos y proclamamos. Ahí empieza y termina nuestra misión, dar con nuestra vida los frutos, por su Gracia, que nuestra pobreza y limitaciones nos permiten. El resto, todo lo demás, es obra de Dios.

No nos puede apartar malos ejemplos y testimonios; errores e imperfecciones que vemos todos los días en los que intentamos seguirle y ser sus discípulos. Desde el principio ha sucedido eso:  Pedro, Tomás. Judas, Agustín y muchos más. Diría que todos, porque todos somos imperfectos y pecadores. Por eso ha venido Él, el Mesías, el Libertador, para liberarnos y salvarnos por el Amor y Misericordia de nuestro Padre Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.