ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 7 de marzo de 2016

LAS DIFERENCIAS Y NUESTROS EGOÍSMOS



El hombre y la mujer no nacen perfecto. Su camino es, por tanto, de perfección, porque dentro de sí mismos llevan ese carácter endeble que les empuja a la búsqueda de esa perfección. Pero, su propia debilidad, impronta del pecado, les dificulta ese camino de perfección. Necesitan ser ayudados, asistidos, alumbrados y fortalecidos.

La pregunta es: ¿Por quién? Obvio es descubrir que en este mundo no hay modelo que ofrezca garantía de seguimiento y aprendizaje. Porque todos somos de la misma pasta, y, por lo tanto, pecadores e imperfectos. Es evidente que necesitamos alguien perfecto y que, su amor y misericordia sea incondicional e infinita para asistirnos, ayudarnos y alumbrarnos el camino. Y, ¡claro!, desde una opción de libertad por nuestra parte, porque de no ser así todo sería en vano. Y siendo de otra manera no tendría gracia, pues de ser impuesto sabemos que no haría falta crearnos libres.

Se cae por su propio peso que necesitamos la Gracia del Señor para alcanzar la perfección. Para ello tenemos todo el espacio de vida, desde nuestro nacimiento hasta nuestro último aliento en este mundo. Nadie puede aconsejarnos con garantía, entre otras cosas porque no nos ama hasta ese punto de entregarse y morir por nosotros. El único que puede es Dios. Le necesitamos.

Y la sola experiencia de alejarnos de Él nos testimonia la realidad de como está el mundo. Nos perdemos y todo pierde sentido sin su presencia. El dolor se hace insoportable porque sufrir para luego morir es lo peor que nos puede ocurrir. Estando en Él, nuestro dolor tiene sentido. La Cruz, donde Él dio su Vida por nosotros, nos libera, porque nos descubre que nosotros, también en el dolor y después del dolor, que la misma vida nos presenta de forma irremediable, podemos superar la muerte y resucitar como hizo Xto. Jesús el Señor.

Muchas veces, nuestras diferencias, no son diferencias. Sólo las vemos nosotros y las magnificamos nosotros. Entre otras cosas porque perdemos el horizonte del camino, y la finalidad para lo que nos sirven. Porque superarlas es ir despojándonos de las imperfecciones y uniéndonos en el amor. Para eso es el amor, para superar lo que nos separa y encontrar y descubrir lo que nos une.

Descubramos esas diferencia, marcadas por nuestros egoísmos, y busquemos la alegría, el valor y el tesoro de superarlas, dándonos y ofreciéndonos, por amor. Que no significa sentimientos, gustos, afectos, pasiones o emociones, sino un compromiso como el que tiene Dios, nuestro Padre con nosotros. En Él podemos encontrar luz y camino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...