ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 30 de noviembre de 2015

UN CORAZÓN LIBRE



A veces, por no decir casi siempre, tratamos de seguirte, Señor, llevando el mismo corazón, acomodado y endurecido. No nos damos cuenta que eso es lo mismo que correr detrás de una gacela, porque nunca la alcanzaremos. Ni tampoco, de esa forma, podremos alcanzar al Señor.

Para seguir a Jesús hay que nacer de nuevo. Nos lo ha dicho Él, no lo digo yo, pobre de mí. Y nacer de nuevo, no es volver al vientre de nuestra madre, como pensaría Nicodemo, sino transformar nuestro corazón y limpiarlo de toda atadura y contaminación mundana.

Son los criterios del mundo los que impiden ver a Dios. Porque su Reino no es de este mundo, y de no cambiar de corazón, sino continuar con un corazón mundano, nunca llegaremos a conectar con Jesús. Los santos han hecho eso, dejar el corazón del mundo, para tomar un corazón libre que, estando en el mundo, no pertenezca al mundo, sino piense y sea de Dios.

¿Nos parece difícil, no? Sí, realmente lo es, pero en el Espíritu Santo será posible, porque, ¡abramos los ojos!, para Dios no hay nada imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.