ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 12 de marzo de 2015

PERO LOS MEDIOS LOS SILENCIAN...

14M


Hay muchas noticias intrascendentes y de poco interés social que son muy conocidas porque los medios se interesan y les conviene propagar y darle publicidad. Con respecto a la cultura de la muerte, parte de la sociedad, está interesada en matar a los niños inocentes nacidos en el vientre de sus madres. Son aquellos que quieren controlar el mundo y utilizarlo para sus intereses, placeres y bienestar.

Son aquellos que buscan la felicidad en este mundo y lo que él le ofrece. Son aquellos que, ciegos, no descubren que apoyan su felicidad en cosas caducas y huecas que les dejaran vacíos e insatisfechos. Son aquellos que se aman muy mal, porque se condenan a sí mismo esclavizando y matando a otros.

Pero a pesar de todo eso, la vida no es como ellos la pintan, ni tampoco,  a pesar de que no le den publicidad alguna, hay más que defienden y viven la cultura de la muerte, que los que la defienden y la acogen para darle vida. El 14M saldremos a la calle y veremos que hay mucha gente al lado de la cultura de la Vida, y que aman y defiende la vida.

También, a pesar de que no se le da publicidad, esto ocurre cada día en nuestra sociedad:

Lectura para meditar (tomado del Evangelium Vitae)
“Os habéis acercado a la sangre de la aspersión » (cf. Hb 12, 22.24):  signos de esperanza y llamada al compromiso”.
26. En realidad, no faltan signos que anticipan esta victoria en nuestras sociedades y culturas, a pesar de estar fuertemente marcadas por la « cultura de la muerte ». Se daría, por tanto, una imagen unilateral, que podría inducir a un estéril desánimo, si junto con la denuncia de las amenazas contra la vida no se presentan los signos positivos que se dan en la situación actual de la humanidad.
Desgraciadamente, estos signos positivos encuentran a menudo dificultad para manifestarse y ser reconocidos, tal vez también porque no encuentran una adecuada atención en los medios de comunicación social. Pero, ¡cuántas iniciativas de ayuda y apoyo a las personas más débiles e indefensas han surgido y continúan surgiendo en la comunidad cristiana y en la sociedad civil, a nivel local, nacional e internacional, promovidas por individuos, grupos, movimientos y organizaciones diversas!
Son todavía muchos los esposos que, con generosa responsabilidad, saben acoger a los hijos como  « el don más excelente del matrimonio ».21 No faltan familias que, además de su servicio cotidiano a la vida, acogen a niños abandonados, a muchachos y jóvenes en dificultad, a personas minusválidas, a ancianos solos. No pocos centros de ayuda a la vida,o instituciones análogas, están promovidos por personas y grupos que, con admirable dedicación y sacrificio, ofrecen un apoyo moral y material a madres en dificultad, tentadas de recurrir al aborto. También surgen y se difunden grupos de voluntarios dedicados a dar hospitalidad a quienes no tienen familia, se encuentran en condiciones de particular penuria o tienen necesidad de hallar un ambiente educativo que les ayude a superar comportamientos destructivos y a recuperar el sentido de la vida.
La medicina, impulsada con gran dedicación por investigadores y profesionales, persiste en su empeño por encontrar remedios cada vez más eficaces: resultados que hace un tiempo eran del todo impensables y capaces de abrir prometedoras perspectivas se obtienen hoy para la vida naciente, para las personas que sufren y los enfermos en fase aguda o terminal. Distintos entes y organizaciones se movilizan para llevar, incluso a los países más afectados por la miseria y las enfermedades endémicas, los beneficios de la medicina más avanzada. Así, asociaciones nacionales e internacionales de médicos se mueven oportunamente para socorrer a las poblaciones probadas por calamidades naturales, epidemias o guerras. Aunque una verdadera justicia internacional en la distribución de los recursos médicos está aún lejos de su plena realización, ¿cómo no reconocer en los pasos dados hasta ahora el signo de una creciente solidaridad entre los pueblos, de una apreciable sensibilidad humana y moral y de un mayor respeto por la vida?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.