ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 19 de enero de 2015

PERDER LA PAZ NO ES BUEN SINTOMA



Ocurre que muchas veces nos sentimos mal, desesperados y nerviosos. Son esos casos que reconocemos que hemos perdido la paz. A veces no sabemos ni por qué nos ocurre esto, y otras sospechamos los motivos por los que nos ocurre.

Sin embargo, aún reconociendo que estamos sometidos a estas turbulencias, la paz la debemos conservar siempre, incluso en los momentos más desesperados. ¿Por qué digo esto? Porque Jesús es nuestro Modelo y Maestro y Él nunca la perdió. Es más nos la ofrece a cada momento y nos lo aconseja. Desde ahí, la pérdida de la paz no es buen síntoma, porque eso descubre que hemos perdido al Señor y no estamos con Él.

Ni que decir tiene que sé y experimento lo difícil que es conservarla. Pero me digo, cuando la pierdo, que mi fe no es firme ni tampoco fuerte, porque si realmente estamos firmes en el Señor no hay por qué perderla. En el Señor no hay nada perdido, y todo está perdonado, ¿por qué entonces desesperarnos?

Es muy distinto desesperar que preocupar. Sí, podemos estar preocupados por dolernos de lo que nos ocurre y por nuestros pecados, pero nunca desesperados, porque sabemos y contamos siempre con el perdón del Señor. Él ha entregado su vida para eso, ¿cómo no nos va a perdonar?

Y si nos perdona no hay que desesperar ni angustiarse, porque en el Señor todo está ganado. Participamos de su Gloria y Eternidad. ¿Por qué entonces te preocupas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.