ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 20 de octubre de 2014

DIFERENTES FORMAS DE PENSAR



Recuerdo que una vez preguntaron quienes usábamos cosméticos. Y nadie respondía. Yo pensaba que no usaba. Luego empezó a preguntar si usábamos pasta dental, de afeitar, colonia, champú...etc., y nos descubrió que eramos buenos consumidores de cosméticos. La cuestión era que no lo sabíamos.

Algo igual puede ocurrirnos cuando pensamos que no somos ideólogos, pero todos, sin darnos cuenta vivimos instalados en alguna ideología personal, al menos nuestras propias ideas que nos esclavizan y nos ponen en conflictos con otros. ¿Por qué entonces nuestras diferencias e incluso separaciones?

A lo largo de mi vida, y ya es más larga que corta, estoy a punto de entrar en los 69 noviembre el próximo día seis, he experimentado y vivido esas diferencias en mis propias carnes. Y he sentido la tentación de irme, de separarme, de alejarme. Por la Gracia de Dios he ido comprendiendo que donde quiera que vaya mis ideas irán también conmigo, por lo que alejarme, separarme o huir no es ninguna solución ni remedio. Había que buscar otra.

Un creyente tiene la suerte, ¡la gran suerte!, de saber que el Espíritu Santo le acompaña y espera que tú le pidas que actúe, porque respeta tu libertad. Pues bien, hace tiempo que, por la Gracia de Dios, el Espíritu me ha advertido de su presencia y en Él busco y pregunto las dudas y los problemas que me van saliendo al paso. No hay ni que decir que el modelo de referencia es Jesús y en su estilo de vida, sus criterios y su forma de actuar están todas las respuestas que necesito, busco y creo profundamente.

Jesús, a pesar de que no le comprendían sus más íntimos, los apóstoles, aguantó pacientemente la torpeza, testarudez de sus discípulos. Recordemos a Pedro, los hijos de Zebedeo y su madre, Judas que se alejó sin esperanza... Jesús no despidió a nadie y soportó a todos. Pensaban diferente a Él, pero, a pesar de eso, Él permanecía cerca repartiendo acogida, amor y esperando el cambio. Parece que en Judas no llegó hasta donde podemos saber, pero... También espera pacientemente por ti y por mí.

¿A quién seguimos nosotros? ¿Cómo es posible que nuestras diferencias sean la causa de alejarnos y separarnos? ¿Acaso seguimos por y a nuestras ideas, o seguimos el estilo de pensamiento y de vida de Jesús? Creo que nos vendría bien pensar un poco en esto, ahora que parece que con el Sínodo de la familia andan revueltas las aguas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.