ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 18 de septiembre de 2014

ENCANTADO DE LA VIDA



Es posible que eso de "encantado de la vida" sea simplemente una frase,  porque es difícil imaginarse a las personas, con nombre y apellidos, huyendo despavoridos de aquellos que sin ninguna razón, salvo la de la fe, les persiguen con la intención de martirizarlos hasta la muerte en caso de no renegar. Suponemos todos, y suponemos bien, que esas personas no estarán encantadas de la vida que les toca vivir.

Podemos también imaginar a aquellos otros que viven en países que les oprimen y, después de estar toda su vida trabajando en condiciones precarias y de esclavitud, apenas tienen para comer y donde poder descansar dignamente. Y también, ¿por qué no?, pensemos en aquellos que, estén donde estén, carecen de oportunidades para trabajar y viven en familias desestructuradas que le ponen la vida muy difícil y cuesta arriba.

Están también aquellos que por sus debilidades caen presos del vicio y la droga y quedan sometidos a la esclavitud de sus propias cadenas. Suponemos que todas estas personas no podrán decir "encantados de la vida". Sin embargo, a pesar de tanto sufrimiento siempre hay una palabra de consuelo y de esperanza, porque algún día tendrán su recompensa y su sonrisa. Vivir, a pesar de la contradicción inevitable de la cruz este sufrimiento, encierra la esperanza de encontrar algún día ese "encantado de la vida". Aunque nadie quiera eso para sí ni para nadie.

Por eso, a pesar del sufrimiento que no han podido evitar, siempre será mejor sufrirlo en la esperanza y los brazos del Señor. Porque Él también sufrió en la Cruz, y no sólo un sufrimiento cruento sino de soledad y abandono de los suyos. Sólo su Madre y algunas mujeres con el discípulo Juan permanecieron a su lado. Y tampoco nadie lo pudo evitar. Hay cosas que los que sentimos el deseo y las ganas, e incluso trabajamos, o intentamos al menos esforzarnos en ello, por construir un mundo mejor y más justo nos sentimos impotente para ello. Y vemos incapaces de evitarlo tanto sufrimiento, calamidades e injusticias.

Sólo nos queda seguir empeñados en esforzarnos en denunciar y trabajar para que el mundo sea mejor, esperanzados en que un día llegue la Verdadera Justicia desde lo alto del Cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.