ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 9 de mayo de 2014

LA PRESENCIA DEL ESPÍRITU SANTO



Los problemas muchas veces no son los propios problemas en sí, sino la forma de resolverlos lo que te confunde y te preocupa. Cuando la convivencia familiar se deteriora por simples problemas de estar en la familia, la dificultad principal no es dialogarlo o no, sino el saber que dialogar y que defender a la hora de realizar el diálogo. Porque cada uno presentará sus razones y no entenderá las del otro, y posiblemente el uno y el otro tendrá alguna razón que defender.

¿Qué hacer entonces? ¿Separarse? Es y no es una solución porque aleja a los miembros de la familia. ¿Dar el brazo a torcer y dejar que el otro salga con la suya? También a la larga se llenará el vaso y estallará de nuevo el conflicto. ¿Aceptar y sufrir el día a día en la convivencia? Quizás sea producto de un tiempo y de un momento heroico, pero terminará por reventar.

Posiblemente no haya soluciones perfectas ni en la que todos queden contentos. Será cuestión de hincar las rodillas y extender los brazos en perseverante y constante súplica al Espíritu Santo para que nos ilumine, nos dé el don de la sabiduría, de inteligencia de consejo, de fortaleza, de ciencia, de piedad y de temor de Dios. Seguro que tan bien asesorado y asistido conseguiremos vencernos y superar esas dificultades y momentos difíciles que se presentan en toda convivencia familiar.

Porque lo importante es la familia, y sólo con mucho amor del que nos ha enseñado nuestro Señor Jesús y la acción del Espíritu Santo, que ha venido para asistirnos, podemos salir victoriosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.