ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 3 de marzo de 2014

HAY MUCHA BASURA



Las ventanas abiertas dejan entrar mucho polvo y tierra en las casas, y eso exige que se limpien con frecuencia porque si no es así el polvo y la tierra las sepultan. De la misma forma, la Iglesia necesita purificarse a cada instante porque sus miembros, pecadores, la manchan con frecuencia a cada instante.

Pero, dicho esto, cada miembro no debe por eso escandalizarse sino luchar por la unidad y por vivir el amor. Es verdad que quizás haya que denunciar, pero siempre tratando de construir y de la forma más prudente posible. La Iglesia soy yo y también tú, pero el hecho de que yo o tú no demos la talla y mintamos con nuestra vida, manchando la Palabra del Señor, eso no implica para que la Iglesia deje de ser la Iglesia porque su Fundador siempre está ahí, Jesús, y Él no falla, la limpia y la hace pura.

¿Es qué en el Gobierno de España no hay basura? ¿Y en todos los gobiernos de Europa? ¿Y por eso los ciudadanos hacen lo mismo, pierden su dignidad y no proceden con honradez? ¿Y no podemos pensar lo mismo en todos los estamentos, sociedades, colectivos y... que existen a lo largo de la geografía universal? ¿Y por eso yo y tú nos vamos a comportar de otra forma a nuestros principios y conciencia? ¿Y es qué lo bueno, el sentido común, la razón y el amor, así como los deseos de felicidad y eternidad se derrumban porque hay mucha basura en este mundo?

Otra cosa son los miembros que la componemos. Por lo tanto, sepamos distinguir el bien del mal y lo que son unos y es otro. La Iglesia sigue a Jesucristo y en Él pone todas sus esperanzas. Y su Palabra está escrita y conservada por la Iglesia. Es Él nuestro Líder y nuestro fundamento, por lo tanto, todo aquel que se aparte de sus enseñanzas y su verdad peca, y peca con una gran responsabilidad en la medida que puede influir en otros y confundirlo o perderlos.

Por lo tanto, que cada uno sepa dónde está y lo que hace, pero no confundamos a la Iglesia, pueblo de Dios, que sigue su camino tras Jesús, el enviado por Dios para rescatarnos del pecado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.