ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 23 de marzo de 2014

CUANDO EL CAMINO SE OSCURECE



No todo el camino se recorre igual. Hay momento en que el ritmo es alegre, vibrante y entusiasmado. Hay otros momentos en los que se camina firme, con paso decidido y rebosante de fortaleza, sin miedos ni titubeos y todo parece decidido. Sin embargo, no siempre se camina tan seguro, se acaba el día y con la llegada de la noche la oscuridad entorpece el camino y la duda nace y confunde.

Son momentos de incertidumbre, de dificultades, de encrucijadas que no coinciden con nuestros planes o proyectos. Nos cuesta asumirlo y más aceptarlos. Perplejos ante lo que se nos viene encima, dudamos la continuidad del camino y paramos nuestro ritmo de pasos. Miedos y vacilaciones llenan de tropiezos nuestro andar dubitativo y la oscuridad amenaza con detenernos.

¿Qué hacer?, es la pregunta que se nos cuela en nuestra mente. Tiembla el corazón y todo parece dar un giro de trescientas sesenta grados. ¿Dónde estás Padre mío? Tan seguro que iba y confiado en tu presencia. ¿Y mi fortaleza? ¿Dónde se ha ido? Se apoderan de mí dudas y tentaciones, y parece que el mundo me sonríe y se rinde a mis pies. Experimento un deseo de caminar a favor de la corriente y dejarme ir sin resistirme a la lucha contra mis sentimientos y pasiones.

Son los momentos de la cruz y del sentimiento del abandono. Me paro y me agarro al Espíritu Santo, porque sé que está ahí. No se puede haber ido, pues ha venido y está en mí, desde mi bautizo, para fortalecerme, iluminarme y guiarme. En Ti confío Espíritu Santo, Tú me iluminas, hazme dócil a tu Espíritu y guíame por la oscuridad de la noche para que permanezca y esté firme y dispuesto a seguir cuando se haga la luz y el día me devuelva el rumbo, la firmeza, el ritmo perdido y decidido de mis pasos hacia la Casa del Padre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.