ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 13 de diciembre de 2013

LA ORACIÓN

Hacerse niño y oración

Es verdad que nos hace falta oración, porque la oración es al espíritu como el ejercicio físico es al cuerpo. Sin oración se hace difícil y cuesta arriba ejercitarnos y vivenciar la Voluntad de Dios. ¿Te imaginas a un Jesús distraído, de comilonas y fiestas a cada momento? ¿De diversiones y comodidades relajantes que le hagan la vida más cómoda y llevadera?

Seguramente su vida y su obra no hubiesen trascendido, y quizás ni hubiese muerto en la cruz. Jesús pasó mucho tiempo de su vida en constante oración con el Padre. Había venido para cumplir su Voluntad, y sin estar en contacto con Él no lo hubiese conseguido. 

La lectura breve de los laudes de hoy, 041213, dice: (Is 7, 14b-15)
Mirad: la Virgen está encinta y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel (que significa “Dios-con-nosotros”). Comerá requesón con miel, hasta que aprenda a rechazar el mal y a escoger el bien.

Me llamó la atención, ¡y las veces que lo habré leído!, eso de "...hasta que aprenda a rechazar el mal y a escoger el bien". Eso supone que Jesús, naturaleza humana, tuvo que pasar por la ignorancia y aprender a conocer, para rechazarlo, el mal, y saber escoger el bien. Y eso lo hizo con mucha oración. 

Tiene mucha razón, lo que inspiró esta reflexión, mi amiga eligelavida cuando comparte su pensamiento: 
Pienso que, en general, vamos por la vida como ciegos, sin percibir que es lo que Dios quiere de nosotros. Eso es debido a la falta de vida interior y de oración. Tiene remedio, pero requiere de un acto de voluntad que no siempre somos capaces de hacer. ¿La solución? Pedir y pedir sin cansarnos, confiando en Quien nunca nos abandona. Un abrazo! 

Sin oración vamos a la deriva. El Papa Francisco nos invita en estas navidades a la oración, a la caridad y a la alabanza. La oración lo primero, porque orar es hablar con Dios y en ese diálogo tendremos la oportunidad de también escucharlo, pues dialogar supone espacios también de escucha, y también de súplicas y peticiones. Nuestro espíritu se irá fortaleciendo y Jesús nos dará las fuerzas para, como Él con su Padre, salir victorioso del camino y prueba de nuestra vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.