ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 8 de noviembre de 2013

NI SIQUIERA EN ESTE MES DE NOVIEMBRE



Lo único cierto es que un día la muerte será nuestra compañera. Y nadie, ni nuestros seres más allegados, nos podrá acompañar en ese viaje desconocido y que nadie ha podido contar. Sin embargo, esa certeza no tiene efectos ni consecuencias en nuestra manera de actuar. Todo lo contrario a la pérdida del trabajo, a la enfermedad o desamores, que nos afectan de forma preocupante e influyen en el comportamiento y sistema de vida.

Los creyentes no parecen que lo que les dice su fe sea algo que les preocupe mucho, pues igual que los que no creen o tienen su fe dormida, no se activan ni se mueven por ser consecuentes con la misma. Parecen dormidos, no muy convencidos y no contagian. Su fe aparente no llega a aquellos que la rechazan o no la tienen. No transmiten testimonio.

La calle descubre las preocupaciones de la gente, católicos o no católicos, creyentes o no creyentes. Las encuestan hablan del paro, de la salud o sanidad, del empleo, de la situación económica. Son las primeras preocupaciones y las que, resueltas, les dejaría felices y tranquilos. Sus deseos de fin de año será pedir salud, dinero y amor. No hay otros motivos ni preocupaciones.

Por eso, es digno de alabar a aquellos que, no creyendo, se preocupan por y en lo que creen. ¿Por qué los católicos no actúan así para alcanzar la vida eterna? ¿Hay algún valor mayor que ese? ¿No debe ser ese el objetivo y valor más grande que perseguir y alcanzar? ¿Hay algo que se anhele más?

Al parecer, nos dice Jesús, los hijos de las tinieblas son más astutos y sagaces que los hijos de la Luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.