ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 6 de septiembre de 2013

LO SIENTO, QUISIERA SER SANTO, PERO...



Quisiera hacer la Voluntad de Dios; quisiera ser santo, pero no lo soy. Intento morir en el intento de esforzarme cada día en acercarme a serlo, con mis fracasos y caídas. Soy un simple y pobre pecador que por más que quiera vivir en la Voluntad del Señor, mete la pata muchas veces al día. Siento mucho que todos aquellos que me hayan conocido se hayan equivocado admirándome o poniéndome como referencia ilusionante en sus vidas. Espero que no lo haya hecho nadie, pero sí por sorpresa así fuera, tengo que pedirle perdón y rogarle que también sepa perdonarme.

Se puede admirar y aprender de algunas personas, pero nunca admirarlas como referencias de nuestras vidas. Esas personas son pecadoras y se equivocan, y no son ejemplos de nada. El Único a quien seguimos todos es a Jesús, y sólo Él es la referencia y el alabado, admirado y adorado. Él debe ser el centro de nuestras vidas y a Él debemos imitar pidiéndole su Gracia para, en Él fortalecidos, poder vivir e imitarle.

Violentarse, alejarse, darle la espalda, olvidarse y dejar la lucha y el esfuerzo diario porque algún personajillo, como puedo ser yo, meta la pata o caiga en pecado, es no haberse encontrado con el verdadero Jesús, sino con el Jesús que yo he querido fabricar y el que me interesa. Alejarse del camino de la Iglesia, porque algún sacerdote o seglar te haya dejado en mal lugar o te haya dado mal ejemplo, es no saber ni entender la medida con la que Jesús nos ama y quiere que nosotros amemos.

Medir tu amor en relación a cuanto te favorezca o no, es no saber que Jesús nos lo da gratis, porque ni tú y quizás menos yo, lo merecemos. ¿Cómo, entonces, tú lo puedes negar a otros? No olvides que seguir a Jesús es entrar en la dinámica del Padre nuestro, y esa oración marca nuestro camino y nuestra medida de amor. Por eso, Jesús es nuestra fortaleza y en Él debemos estar apoyados.

Otra cosa es buscar espacios de silencios, de tranquilidad, para, en mi soledad,  buscarlo y encontrarme con Él, para tratar de ordenar mi camino y emprenderlo de nuevo con más sentido y paz. Nunca desesperes, sobre todo cuando el escándalo o el desánimo te llegan por el mal testimonio de otro. Jesús es el que nunca falla y el que siempre escucha y atiende. En Él podrás encontrar siempre una respuesta que te llene de paz y esperanza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.