ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 3 de junio de 2013

YO CREO SEÑOR, PERO...



Después de muchos años, ya en la recta final de mi vida, vuelve esa pregunta a mi corazón: ¿Creo en ti Señor? Y mi propia experiencia descubre mis dudas y mis titubeos en el camino de mi vida. Experimento mi pobreza, mi impotencia y mi debilidad. Pero al mismo tiempo siento aquellas palabras de Pablo: "En la debilidad me hago fuerte en Xto. Jesús para Gloria de Dios Padre".

¿Qué ocurriría si Tú no me acompañas Señor? ¿Cómo soportaría mi debilidad, mi cansancio, mis tribulaciones, mis penas y alegría sin Tú Gracia? ¿A dónde iría? Ahora me doy cuenta, no por mí sino por el Espíritu Santo, que me enseña la Bondad y Misericordia de tu Amor. Ahora experimento la Gracia de saberme perdonado y querido, no por mis méritos, que son pocos o nulos, sino por tu gran Amor.

¿Qué sería de mí sí Tú, Padre mío, no me quisieras de esa manera? ¿Qué sería de mí sí tu Amor pusiese condiciones? ¿Qué sería de mí si me exigieses radicalmente amor como Tú amas? ¡Pobre de mí estaría mi vida perdida! Pero no es así, pues Tú, mi Señor, me amas. Me demuestras cuanto me quieres y cuanto me perdonas. Te olvidas de mis pecados y haces vista gorda a ellos. Es más los borras como si nunca hubiesen existidos. 

Y me esperas, pacientemente y amorosamente, a que decida dejarme abrazar por Ti. Jesús, nuestro Señor, tu Hijo predilecto, enviado para pagar por nuestros pecados y redimirnos, nos reveló en aquella hermosa y mal llamada, parábola del hijo prodigo, pues mejor sería el Padre bueno y misericordioso, de qué manera nos esperas hasta el punto de estar vigilante y deseoso por el regreso a casa.

Gracias Padre por tu gran Amor, pues en Él descanso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.