ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

martes, 18 de junio de 2013

¡CUIDADO QUE MARGINAMOS!



Actuamos y no nos damos cuenta, o quizás no ponemos todo lo de nuestra parte para pararnos, reflexionar y mirarnos más profundamente. También puede ocurrir que no ponemos el esfuerzo suficiente, de nuestra parte, para examinarnos y dolernos de lo que hacemos mal. ¿O es que ya no hacemos cosas malas?

Una cosa podemos concluir, una cosa que ya hemos aceptado y proclamado muchas veces: "La necesidad de pararnos y reflexionar", es decir, mirarnos con lupa y a ser posible acompañados por un director espiritual. La reflexión y meditación sobre nosotros mismos nos ayuda a crecer y mejorar, y a descubrirnos pecadores, sabiendo que nuestro Padre Dios siempre nos perdona. Eso nos da esperanza y paciencia.

Y es que en nuestras actuaciones marginamos sin darnos cuenta, y marginar supone excluir y poner a otros en rampa de salida para tentarles y ayudarles a alejarse. Debemos mirar nuestras actuaciones diarias, y en cada momento, porque el diablo está al acecho para acrecentar nuestras debilidades y ponernos en crisis de confusión y duda.

¡Cuidado con marginar!, porque nos dejamos deslumbrar con las preferencias y privilegios, y damos los puestos más relevantes a los que nos simpatizan u obstentan más relevancia y poder. ¡Mucho cuidado! Jesús nos alerta ante esto, y en su actuar, con mucha frecuencia, escoge entre los más humildes, pequeños y sencillos para dar cumplimiento a su obra de salvación.

Tratemos de ser justo desde una justicia arbitrada en la misericordia y de vivir en la verdad. De tal forma que nuestros pecados y errores sean eso, pecados que descubiertos los pongamos en Manos del Señor para que nos sean perdonados, con el firme propósito de no volver a cometerlos. De esa manera iremos, por la gracia del Espíritu Santo y para Gloria de Dios Padre, perfeccionándonos un poco más cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.