ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 4 de abril de 2013

EL DÍA DE LA RESURRECCIÓN



Es el día más grande para el creyente, porque Jesús de Nazaret, abatido por el martirio de su calvario hacia la Cruz, y desechado de toda esperanza, pisoteado y ridiculizado por todos aquellos que se mofan y burlan de Él, ante el asombro de propios y extraños, Resucita.

El sepulcro está vacío, ¿dónde está el Cuerpo de Jesús? Todavía muchos incrédulos lo andan buscando, y desearían encontrarlo para acallar su soberbia y su conciencia, porque encontrarlo sería también perder ellos la esperanza de la vida eterna.

Porque todo hombre, creyente o no, busca el paraíso. Ese paraíso donde vivir sin preocupaciones, sin amenazas, sin mentiras, sin tensiones, sin sufrimientos, sin enfermedades, sin envidias, sin competencias, sin desagravios, sin soberbia, sin trabajos. Simplemente en paz, en eterno gozo y felicidad. Pero ese paraíso no se encuentra en la tierra. Al menos nadie lo ha encontrado, ni barruntas esperanzas de encontrarlo.

Porque todo aquí abajo es finito, caduco, y nada dura. Nuestro propio cuerpo se corrompe y tiene sus días contados. Por eso, la Resurrección de Jesús cambia todo. Todo empieza de nuevo; renacen nuestras esperanzas; la vida cambia y el elixir parece hallado: Jesús de Nazaret. En Él están puestas todas nuestras esperanza. Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

Perder de vista está llamada y vocación a la eternidad gozosa, me parece el mayor error que el hombre puede cometer. ¿Qué esperanzas tiene y en quien espera? Nadie, sino Jesús es la fuente de nuestra salvación. Pero solo, cuando despierte en ti ese deseo vital, como el aire que necesitas para respirar, podrás sentir el impulso de búsqueda hacia Jesús. Mientras, por mucho que oigas, leas y te digan, no darás el primer paso, iniciar tu cambio de vida. De una vida de muerte a una Vida eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.