ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 14 de marzo de 2013

SER YO Y TÚ



Es lo que decimos cuando dos personas se casan en santo matrimonio. Nuestro proyecto es ser dos en uno, una sola carne que nos una a los dos. ¿Pero qué queremos decir con esto? Porque, claro está que dos no se podrán convertir en uno, y uno nunca podrá ser dos. ¿A qué nos referimos?

A pesar de tener dos individualidades distintas, sólo estando el uno en el otro puede ser posible. Y estar en el otro es "ser el otro", ser uno para el otro, estar enamorados para siempre, con o sin sentimiento, aunque se padezca a veces, pero el amor es darse, entregarse, dar algo que ya no pertenece a uno, decir sí cada día, siempre.

Y es que el camino para encontrarnos y encontrar la verdad pasa por momentos de incomprensión, de sufrimientos y de soledades. Sólo en las dificultades nos esforzamos para mejorar, para perfeccionarnos, para encontrar salidas. Pero sin romper la unión, porque la huida no hace sino llevar el problema a otra parte. 

La única manera de encontrar la felicidad es desenterrarla con tu propia vida, viviéndola responsablemente, y cultivándola con tu entrega, tu fidelidad, tu entusiasmo, tus esfuerzos y tu abono diario regado con el sudor de tu frente. No hay otro camino ni otras tierras mejores. Es tu tierra, la que has escogido y con la que te has comprometido la que vale la pena cultivar con esmero, atención y cuidados. En ella están los frutos de tu felicidad.

1 comentario:

  1. Estoy deacuerdo contigo, sólo el dar sin esperar, la entraga al otro, el ser el otro, ser uno en dos, en todas las etapas de la vida, buenas o malas, lleva a la verdadera felicidad del matrimonio. Un abrazo

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.