ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 29 de marzo de 2013

¿CAMBIAR O CAMBIARNOS?



Con la elección de un nuevo Papa se encienden los deseos y las ganas de iniciar cambios. Ocurre lo mismo en la política, cada nuevo presidente, nuevas promesas de cambio. Es algo así como, nuevo inicio, nuevos cambios y reformas. Y cada cual quiere acomodar las cosas a sus intereses y gustos.

Muchos desean esperar que el Papa les permita muchas cosas que ahora les atormentan o les molestan. Incluso habrá quienes esperan una apertura al aborto que les resuelvan sus problemas, y muchas cosas más. Da la sensación, para muchos, que cada Papa debe acomodarse y acomodar las normas o leyes de la Iglesia según los cambios que la sociedad va experimentando.

Y no es así. Y digo que no es así, no simplemente que creo que no es así, sino categoricamente que no es así. Jesús vive, y no cambia. Su ley, el Amor, sigue siempre igual, y está al servicio del hombre, como acaba de manifestar el Papa Francisco en el inicio de su Pontificado. Porque amar es servir, y servir contiene hacerlo desde la verdad y para la verdad.

¡Claro!, ¿cambiar según qué o quién? Ese es el secreto y la clave. No podemos cambiar según cualquiera, sino según Aquel que nos alumbra y no sirve de guía. Porque fue Él quien se ha puesto primero a nuestro servicio hasta el punto de entregarnos su vida por amor para nuestra salvación.

No se entiende el servicio para el mal, ni se puede amar para perjudicar. Esas actitudes tienen otros nombres. Servir para el mal es contrario a la verdad, es buscar la mentira y la muerte. Y amar para perjudicar es lo mismo que buscar el mal para los hombres. Ambas actitudes esconden la verdad y la justicia y descubre la malicia, la perdición y la muerte. Ambas están infectadas del pecado.

Por lo tanto, no se trata de cambiar, sino de cambiarnos y transformarnos en la actitud de vivenciar el Amor que Jesús nos propone. Se trata de servir, de ser custodios, como nos ha dicho el Papa Francisco, unos de otros. Simplemente, idea muy profunda, pues con la siempre custodia de unos y otros en la familia, en el trabajo, en la sociedad, en las relaciones civiles y políticas, todos los problemas tendrían respuesta en la verdad y la justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.