ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 13 de diciembre de 2012

RECHAZAR POR PRINCIPIO


Muchas cosas las rechazamos sin una causa justificada y menos razonada. Decimos cosas que, cuando se nos ofrece el silencio, no estamos seguros del por qué las rechazamos, pero impotentes para rectificar preferimos mantenernos en esa actitud.

Es lo que ocurre con muchas situaciones que fracasadas no se encuentra la valentía ni la humildad para afrontarla y padecerla. Alumbra está reflexión aquella escena de una familia rural que emigrada a la ciudad buscando un mejor nivel de vida se ve envuelta en líos y situaciones que la derrumban y la empeoran. Deciden volver al campo pero experimentan una fuerte impotencia al sentirse fracasados y regresar con las manos vacías y la familia destrozada. Sin embargo, el cabeza de familia mantiene que hay que regresar aún así.

Eso nos ocurre a casi todos, y permanecemos en la misma postura porque nos resulta más fácil que cambiar. Igual ocurre con las ideas y principios. Justificamos nuestra actitud con el fracaso de otros, o con el mal ejemplo y testimonio de otros. Sin embargo, el buen testimonio y ejemplo pasa por debajo de la mesa. Simplemente, nos resistimos a creer o al menos conocer por el hecho de que nos gusta donde estamos, aún siendo algo mediocre o sin sentido.

Fundamos nuestras razones en actitudes o ejemplos de otros, dependiendo nuestros criterios o decisiones de los comportamientos de otros. Y si son miembros significativos, más nos afirmamos en nuestras propias justificaciones. Pero no procedemos de la misma forma con los que sí dan buenos testimonios y ejemplos. Es el camino fácil y más acorde con lo que nos interesa de momento, cerrando los ojos a lo bueno eternamente.

Si Jesús es la perfección, y el testimonio de los que con ÉL vivieron y le siguieron hasta dar su vida por serles fiel es que lo vieron resucitado, eso no nos importa ni hacemos caso porque hay muchos que siguiéndole no han dado buen ejemplo o testimonio. Es infantil, irrazonable y no madura esa actitud, porque lo que debe primar e importar es Jesús.

Él es el centro, la verdad y el que importa. Los demás, unos mejor, otros peor y otros mintiéndose a sí mismo y engañándose no deben mover nuestra fe, pues de otra forma esa fe no está sentada en tierra firme sino pantanosa. Por eso, el criterio debe ser personal y firme, y en el fondo está mediatizado por nuestros egoísmos que buscan la inmediatez y el resultado del gozo rápido excluyendo todo sacrificio y entrega al servicio de los demás. Amar es duro pero es el secreto de la felicidad que buscamos. 

Amar al estilo de Jesús, porque de otra forma, a mi estilo, seguramente caería en el saco del egoísmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.