ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 1 de diciembre de 2012

NUESTRA SOBERBIA NOS PUEDE...

 en el monte de Sión y en Jerusalén, castigará el fruto

jugar una mala pasada y distorsionar la realidad en la que vivimos. Distorsionarla hasta el punto de creernos lo suficientemente fuertes para ser capaces de dirigir nuestra vida y de proclamarnos dueños de nosotros mismos. Es algo que se cuela sin darnos cuenta, y que quizás no notamos, pero la realidad que vivimos nos lo pone al descubierto y nos lo enseña cada día.

El hombre legisla según su conciencia y sus intereses. Nadie tiene que decirle lo que debe hacer, y él sabe suficientemente donde está el bien y el mal. De tal manera que sus leyes le basta para organizarse y estructurar la sociedad en la que vive. Su inteligencia y los avances técnicos que desarrollan lo hace el dueño y señor del universo.

Se siente grande y poderoso, y por supuesto él es su propio dios. Por lo tanto, fuera de mi vista todo tipo de religión o creencia, solo le importa la tierra donde vive y la forma cómo él la va cuidando y manteniendo para seguir habitándola. Se experimenta rey del universo.

Pero lo que vemos no parece decir eso. La tierra está latiendo a un ritmo que no le es natural. Se ve perturbada por innumerables esfuerzos que la castigan y mal tratan. Se ve contaminada y empieza a notarse cansada y muy deteriorada. Percibe cambios que la confunden y la trastorna. Su vejez ha empezado a dar señales de que se siente enferma. Al parecer el hombre quiere pero no puede o no sabe tratarla.

También, la convivencia no parece tener buena salud. Se percibe muchos malos tratos de género. El hombre quiere dominar a la mujer y la mal trata. Proliferan los abusos sexuales de todo tipo, y el hombre y la mujer empiezan a satisfacer sus apetitos carnales y egoístas sin tener en cuenta a los demás. La vida empieza a ser más difícil que lo propiamente natural. El hombre es una amenaza para el hombre. Se convierte en su más peligroso depredador.

El panorama no es nada alentador. Se enciende la llama del desamor, la discordia y nacen las guerras, los enfrentamientos y atentados que terminan en muertes y asesinatos. Mueren muchos v´citimas de otros, sobre todo los más débiles y pobres. Se condena a millones de seres vivos en el vientre de sus madres, porque molestan a sus progenitores. No hay tiempo para el servicio y sacrificio por los demás. Se pierde el sentido del amor. La vida se empobrece y...

¿Qué está ocurriendo? ¿Quizás el hombre se ha perdido? ¿Es posible que necesite buscar su propio origen? Él tiene la palabra, pues solo él puede cambiar la situación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...