ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 10 de diciembre de 2012

ADVIENTO Y PREPARARSE


Son dos palabras que en estos tiempos de aproximación a la Navidad se oyen y se ven escrita mucho. Nos suenan hasta el punto que pueden oírse pero no escucharse. Y esto significa que pueden pasar desapercibidas en el ruido de las canciones, la música y las luces que nos deslumbran y nos distrae.

Adviento viene del latín adventus, significa venida. Para nosotros la venida del Señor Jesús, nuestro Salvador y Redentor. Y esa venida implica una preparación para el recibimiento. Un recibimiento que pasa por acogerlo y hacerlo vida desde nuestro corazón. Por eso, y para eso debemos estar preparados.

Pero también hay otras preparaciones que debemos contemplar y reflexionar. Nuestra vida tiene un recorrido, un principio y un final. Un final que marca el fin en este mundo y el comienzo del verdadero y eterno en la presencia del Padre. Para eso, para señalarnos el camino nace Jesús cada día si tú lo aceptas y te dejas querer. 

Porque es Él quien nos ha pensado desde siempre, nos ha dado la vida en este mundo y nos llevará con Él cuando nos llegue la hora de compartir nuestra muerte con Él. Dejar y celebrar el nacimiento de Jesús, niño Dios, es preparar nuestra vida para ese final, para no ser sorprendido ni distraídos en la indiferencia ni en el desamor, sino en la firme voluntad de estar preparados con la lámpara de nuestro amor encendida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.