ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 25 de noviembre de 2012

LA ESENCIA DE LO IMPORTANTE

 niño orando. Aprendiendo a Orar


Mientras permanecía en silencio y lo más inmóvil posible delante del Señor, hacía mi hora de adoración semanal, viernes 23 de noviembre, de 10 a 11 horas, entró en mi cabeza, veía a muchas personas rezando oraciones formuladas y escritas, y también rosarios, el pensamiento de si todo esto le agrada al Señor.

¡Claro!, me decía, todo dependerá de la buena intención con que lo hagamos, y si sale desde lo más profundo de nuestro corazón. Porque lo importante, en mi humilde opinión, no está en adoptar ciertas posturas piadosas e incómodas que más que centrarnos, nos descentra; promesas y sacrificios a cuenta de intereses que hemos pedidos; normas y preceptos que se nos hacen rutinas y costumbres, y que ya rezamos como hábitos que nos tranquilizan nuestra conciencia; oraciones formuladas y establecidas que otros han hecho para nosotros; números y cantidades de actos piadosos que nos acallan y nos dan aparente paz.

También quiero compartir que es bueno para mucha gente aprender oraciones donde te puedes inspirar o rezarla desde tu propia realidad. Porque nadie nace sabido y necesita aprender. Son los discípulos los que le piden a Jesús que les enseñe a orar. Y el Padre nuestro es un estilo de oración que todos podemos hacer nuestra de forma personal, porque está contenido en nuestra vida.

Sin entrar a valorar ni descartar nada de todo lo dicho, porque creo que lo importante no es lo que se hace sino como se hace, me parece que la cuestión es más que hacer, hacerlo bien y sin ningún interés. Es decir, por amor. Eso guarda, a mi modo de ver, una diferencia: "Hacemos lo que sabemos, y hablamos desde nosotros, de nuestra realidad y problemas. Sin palabras de otros, sino con nuestras palabras y nuestro corazón. De forma desinteresada.

Desinteresada de buscar mis intereses, aunque los deseamos, pero buscando los intereses de nuestro Padre Dios. Eso hizo Jesús. Buscó no su Voluntad sino la Voluntad del Padre. También hizo lo mismo María, no su voluntad, sino la Voluntad de Dios. ¿Qué buscamos y pedimos nosotros? Sí, creo que no podemos hacerlo de otra manera, pedimos lo que necesitamos y deseamos, pensando que es bueno para nosotros, pero debemos estar atentos y esperar que nuestro Padre piense otra cosa y nos de otra cosa, simplemente la que más nos conviene. Porque Él sabe lo que realmente nos conviene.

Por eso, debemos reflexionar nuestras formas de orar y de pedir, porque si no notamos que poco a poco vamos creciendo y siendo mejores, es que estamos hablando y pidiendo mal al Señor. Porque el Señor nunca falla ni nunca se equivoca. Y siempre nos atiende. Son sus Palabras las que nos dicen esto. Por lo tanto aprovechemos a pedirle que nos enseñe a orar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.