ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 22 de noviembre de 2012

EL AMOR NECESITA TIEMPO

 ¿Qué significa para mí que el amor sea «sabio» y «que necesita tiempo».



Me pregunto que para conocer a alguien hace falta tiempo, y tiempo de compartir, de dialogar y de irse conociendo a través de las palabras que descubren nuestro pensamiento y nuestros criterios. Hablar de Jesús de Nazaret sin conocerlo es un disparate, y menos criticarlo y rechazarlo. Y muchos de nosotros lo hacemos. No tanto rechazarlo, pero sí darlo a conocer.

¿Cómo puedo dar a conocer a alguien que no conozco? Es una contradicción hacerlo, pero lo hacemos y parece no tener remedio evitarlo. Conocer a Jesús es hablar con Él a diario, y leer sus criterios, su mensaje y su estilo de vida. Sólo así podremos llegar a conocerlo, y conociéndolo darlo a conocer. Y para eso necesitamos tiempo y disciplina.

También, frecuentando la Eucaristía, el alimento que nos sostiene y nos acerca a Él. Y precedido por la penitencia, donde lavamos nuestros pecados y nos abrimos a su Gracia. Son condiciones indispensables para conocerle. Pero aquí no acaba todo. Se hace necesario vivir todo eso en los hermanos, y eso supone que también necesitamos tiempo para conocerlos.

Porque si no hay un conocimiento, el amor se hace impersonal, sin afecto ni sentimientos. Y puede ser víctima de una picaresca que lo adultera y lo convierte en idiotez. El amor se realiza en el conocimiento de la necesidad y del saber quien lo necesita. Y eso implica conocimiento y tiempo.

Por eso, queridos compañeros blogueros, se hace necesario más tiempo para compartir, para visitarnos, para comentarnos, para conocernos... Se hace necesaria la herramienta de los hangout donde podemos establecer contactos y aprender a servirnos, a querernos y a compartir. ¡No!, no perdemos el tiempo, porque cuando estamos frente al otro estamos frente a Cristo Jesús, y lo que hagamos con el otro se lo hacemos al Señor. ¿Acaso no lo dijo Él?

No debemos, pues, exigirnos más de otras cosas, más de otras metas, más de tantas etapas y reflexiones. Soy el primero el culparme. Necesitamos ir despacio pero sin pausa, compartiendo, leyéndonos y teniendo más tiempo para compartir. Tengo que confesar que leo poco porque si se me ocurriera leer todo lo que entra en mi correo no tendría tiempo, ni para leer la mitad ni para hacer otra cosa.

Las comunidades se viven en pequeños grupos donde todos pueden llegar a todos. Y en algunas ocasiones puntuales, como los encuentros blogueros y otros, podemos encontrarnos más ampliamente y compartir de forma general aunque no profunda. Es en el pequeño grupo, también virtual, donde se hace presente Jesús en los hermanos, y donde encontramos tiempo para dar y darnos.

1 comentario:

  1. Muchas gracias por recordarlo Salvador. Nadie da lo que no tiene y por ello sin Jesús no podemos dar fruto.
    Bendiciones.
    Martín

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...