ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 10 de octubre de 2012

UN SIGNO PUEDE SER DETERMINANTE

 la vestimenta propia de los sacerdotes


Hay muchos sacerdotes que mantiene su hábito. Algunos, la mayoría, con el signo del cuello, clerigman y, los menos con sotana.  Hoy les está permitido ir como gusten, pero creo que hay una sustancial diferencia que aconsejaría tener un distintivo, al menos, que los identifique para servicio de los creyentes.

Supongo que hay muchos momentos que las personas no encontramos desesperados, necesitados de alguien que nos escuche y consuele. Alguien que comparta nuestra aflicción o disgusto en momentos determinados cuando todo se nos vuelve negro y nos llena de angustia.

Son momentos en los cuales podemos hacer cualquier disparate. Nuestra razón distorsiona la realidad y se adentra en un mundo irreal fuera de la razón. Son momentos que no distinguimos lo real de lo irreal y estamos vulnerables y en peligro. En esos momentos una señal puede ser decisiva y salvadora.

Y es ahí donde el distintivo, clerigman o sotana pueden ser determinantes. Porque de no tenerlos, la salvación puede pasar por tu lado y tú no advertirlas. En esos momentos, una simple mirada; una palabra de comprensión y serenidad pueden ser suficiente para acompañar y volver serenamente a la realidad.

Supongo que habrán muchos casos que un simple detalle ha salvados muchas vidas, y la sotana, el cuello o clerigman son distintivos que están llamados a eso. Porque un sacerdote da confianza, es luz que camina, bombilla con patas que puede clarificar, serenar, aceptar, acoger, dar esperanza y volver a la vida de la realidad.

Dios es nuestro Padre, y en Él encontramos toda respuesta, comprensión, escucha, paz y amor. Él nunca nos deja solo y es la respuesta a todas nuestras angustias y necesidades. Por eso, en Jesús, su Hijo predilecto se nos ha revelado como Padre. Y un Padre que nos da lo que verdaderamente necesitamos. 

Pues bien, todo eso lo lleva escrito el sacerdote cuando camina y se descubre como sacerdote.

1 comentario:

  1. Estoy plenamente deacuerdo. Hoy en día muchos sacerdotes no se saben que lo son, porque ellos no muestran que lo son. Conozco uno que va en moto y se viste con unas pintas que pa qué. Nu juzgo su capacidad de sacerdocio por las ropas, pero para mí, un sacerdote, debe siempre con el distintivo de sacerdote. Un abrazo

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.