ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

martes, 2 de octubre de 2012

CUESTIÓN DE CRITERIOS

 ¿Criterios humanos o criterios de Dios?


De eso se trata, porque el mundo se mueve por intereses que demandan productividad, y todo aquello que no sea productivo es tachado de inútil y de no interesante. Se termina por desechar y arrinconar, o ver la posibilidad que hay de reconvertirlo para poder reutilizarlo en algún beneficio rentable.

Incluso con personas humanas. El aborto se esconde en números de productividad e intereses económicos, y se hace lo que sea con tal de obtener pingües beneficios. La vida humana, en los niños, no es rentable. Y si traen alguna complicación, menos. Por lo tanto, promete muchos mejores dividendos el aborto y todo lo que se mueve a su derredor.

Porque el criterio del mundo es el interés económico o de pura vanidad. Y cuando esos intereses son los perseguidos, las cosas se equiparan a las personas y en muchos momentos valen más. La vida humana no es lo más importante. Delante hay otras cosas más productivas y rentables.

Jesús está loco, no interesa, estorba y por eso piensan en matarlo y lo matan. Su criterio es el amor, y el amor a los más desfavorecidos porque son los más necesitados. No necesitan amor aquellos que están hartos y saciados de todo. Si lo necesitan los otros, los desheredados, hambrientos y sedientos de todo. Para eso viene Jesús.

Son los débiles los que necesitan el amor. Así en las familias, los niños, los más pequeños, los más débiles, los impotentes y dependientes de todo son los que concentran todo el amor de la familia. Ellos son los más importantes y en los que convergen todas las miradas de amor de la familia. Pero, si desaparece el amor, la familia se viene abajo, y los niños quedan a la deriva. ¿No está ocurriendo eso?

Podríamos concluir considerando el aborto como la consecuencia de una carencia de amor. Cuando falta el amor se mata, se destruye, se antepone el propio egoísmo a toda virtud y moralidad. El hombre pasa a ser un juguete en sus propias manos. Y es que sin Dios, el Amor Supremo, nada tiene sentido.

1 comentario:

  1. Que increible post Salvador, es extraordinario desde el principio hasta el final. Gracias!!

    Pd. Me das permiso para traducirlo al Ingles y ponerlo en mi Facebook?

    Un abrazo y que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.