ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 19 de septiembre de 2012

PRISIONERO DE MÍ MISMO...

 prisionero de mi mismo
porque la libertad no se encuentra fuera de mí, ni en las cosas que están en el mundo. La libertad, mi libertad está dentro de mí, y es ahí donde debo buscarla porque será el lugar donde único puedo encontrarla. 

Somos prisioneros de nuestros propios deseos y aspiraciones que nos ocupan todo nuestro tiempo. Y en la medida que nacen nuevos deseos se forjan nuevas metas. Todo eso nos pone en movimiento y dispone de nuestro tiempo. 

Hace poco un amigo me decía que sus objetivo este año, entendiendo como año desde el final del veranos y de las vacaciones hasta el próximo, eran aprender a tocar el timple, instrumento musical canario con el que se interpretan canciones folclóricas, e inglés. Así que supongo que su tiempo libre estará fundamentalmente dedicado a eso.

Según nuestros ideales y aspiraciones serán nuestros esfuerzos, de forma que parte importante del mismo estará invertido en aprender y alcanzar ese ideal. Muy pocos se preocupan de alcanzar la vida eterna. Supongo que ese sería un gran ideal. 

Y pienso que no lo hacen porque lo ignoran o no creen que pueda existir ese ideal. Lo dan por una utopía y se resigna a vivir lo mejor que pueden gastando su tiempo en ideales que, sin dejar de ser buenos, no dejan de ser caducos y limitados.

Sin embargo, no paran de preocuparse por su salud, hacer ejercicios y cuidarse lo mejor que pueden. Una contradicción, porque, ¿para qué tantos cuidados y esfuerzo si los resultados van a ser los mismos? Todos terminaremos algún día. ¿Vale la pena tantos cuidados y molestias? Hace un momento me ha llegado la noticia de un amigo que se ha muerto hoy mientras dormía la siesta.

¿No sería muy importante buscar si es posible vivir eternamente? Porque yo conozco una proposición que la ofrece gratuitamente y de verdad, pues quien lo dice lo ha experimentado, ha Muerto y ha Resucitado. Él es su propio testimonio, es la Verdad, el Camino y la Vida.

Supongo que muchos no creen en Él pero se trataría de buscarlo y conocerlo, porque cuando no se conoce no se sabe. Claro, la oferta es gratuita, pero exige esfuerzo, búsqueda y mucha humildad. No es apta para los soberbios, los engreídos, los orgullosos, los suficientes... Esos ya tienen el mundo, pero solo por unos cuantos años, ¿y después?

Creo que es un problema muy serio. Valdría la pena dedicarle mayor atención porque lo que está en juego es lo que buscamos, la vida eterna, a pesar de que la hayamos descartado y resignados a vivir estos cuatro años gastando nuestro tiempo para nada. 

Seamos libres y capaces de decidir por la Verdad, por lo bueno y lo perdurable. Despojémonos de tanta esclavitud, de tantos ideales pequeños, caducos que nos atenazan y nos esclavizan en una carrera desesperada sin rumbo ni orientación. Busquemos la verdadera libertad dentro de nosotros mismos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...