ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 25 de mayo de 2012

EN REFLEXIÓN SOBRE EL HOMBRE

 El hombre fue creado para amar, y esto se ha cumplido desde el...

Y cuando digo hombre estoy diciendo, hombre y mujer, porque el hombre completo integra al hombre varón y a la mujer hembra. Ambos forman esa semejanza con el Creador que cuando los creó, los pensó varón y hembra.

Y pensó que para multiplicarse tendrían que mantenerse unidos conyugalmente y preocuparse en mantener vivos los frutos de su amor, los hijos. Es bastante imaginario suponer a unos seres humanos multiplicarse sin estar protegidos por una familia, y de forma estable y duradera. Porque los hijos necesitan mucho tiempo depender del calor y los cuidados de sus padres. Desde el punto de vista evolutivo, esta consideración, presenta lagunas y misterios.

De todas formas, no me trae esta reflexión a considerar estos aspectos, sino a distinguir la especie humana de las otras especies animales. No cabe duda que hay grandes diferencias que dejan lagunas sin respuestas en el proceso evolutivo, no se puede obviar de nuevo, pero solo quiero fijarme en lo que de forma específica diferencia al hombre del animal.

El hombre tiene o admites no una, sino varias diferencia notables. Muchos pensadores a lo largo de la historia han puesto su punto de vista en la libertad, en la razón, en una pasión inútil...etc. Y yo sin despreciar que esas diferencias están ahí, quisiera fijarme y coincidir con otros que ponen el énfasis en el "amor y capacidad de ser amado".

El hombre es un ser capaz de dejarse amar y suscitar amor en otros, como de implicarse por amor hacia otros. Y eso lo siente en sus más profundas entrañas, y experimenta un gozo y felicidad que le llena plenamente. ¿Quién, si no, puso esa capacidad y sentimiento en él? Porque del animal no puede salir algo tan espiritual que no es parte ni componente material.

El motor, su software, sus inquietudes están movidas por ese amor que le capacita para dar y recibir. Y su gozo es mayor cuando, olvidándose de sí mismo, se da antes que recibir. Es algo común a todos los hombres que nos identifica y nos eleva por encima de cualquier otra especia animal. Diríamos que es la característica más notable y específica del hombre.

Y es que, como nos dice el Génesis, hemos sido creados a imagen y semejanza de nuestro Padre Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...