ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 12 de abril de 2012

SIN RUMBO Y A LO LOCO

Perdido y sin rumbo... pronto todo terminaría...

Es lo que se me ocurre decir si me hicieran la pregunta de cómo está el mundo. Porque no puedo encontrar mejores palabras que lo definan tal y como se comporta. ¿Qué diríamos de aquellas personas que habiéndoles proclamado la posibilidad de la salvación, la rechazan y hacen lo contrario para alcanzar su condenación?

Supongo que unánimemente todos convergerían en manifestar un sí rotundo como afirmación de que están viviendo a lo loco y sin rumbo. No es para menos, pues ofrecida la salvación se empeñan en tomar el camino opuesto, la condenación.

En Rm 6, 8-11, se nos proclama: "Si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con Él; pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte ya no tiene dominio sobre Él. Porque morir fue un morir al pecado de una vez para siempre; y su vivir es un vivir para Dios. Lo mismo vosotros, consideraos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús".

Y esto está reciente, lo hemos celebrado, Xto. Jesús ha Resucitado. Resucita cada día en aquellos corazones que acogen esta verdad, porque su Palabra es Palabra de Vida Eterna. Su testimonio es histórico, es una verdad contrastada. Su sepulcro está vacío, nada fue encontrado allí. ¿Dónde está si no? ¿Es qué se puede esconder un cadáver tan importante? ¿Con qué medios y para qué fue escondido? ¿No es eso el mayor disparate del mundo?

Luego, ¿cómo te resiste a creerlo? ¿No te basta las centenares de apariciones que, también ahora, hasta los cincuenta días de su Resurrección se producen? Porque vive y se manifiesta a muchas personas cada día. Está presente en cada Sagrario, vivo y actual. Es el mismo Jesús que murió en la Cruz. Nos redime con su presencia, porque nos quiere y nos ama, por eso nos espera. Te lo aseguro, sólo necesitas dejarte abrazar por su amor incondicional e infinitamente misericordioso.

Jesús vive, y sólo Él es la brújula que puede encaminar y dirigir hacia su salvación a este mundo alocado, perdido y sin rumbo. Sin Él está perdido, porque sólo en Él encontraremos la verdad, el camino y la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.