ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 14 de octubre de 2011

HAY MOMENTOS...


Hay momentos que la carga se hace pesada. La rutina amenaza con vaciar tu vida y tu fe se diluye lentamente en un actuar que se desencarna de tu propia vida. Te sientes frágil, débil y tus flaquezas quieren pedirte una tregua. Miras cada día como una carga y tus, mal llamados deberes, empiezan a ser una losa difícil de levantar. Son momentos de duda, de tribulaciones, de decaimiento, de pensamientos vanos y de intenciones de abandonar.

Es la hora de los apegos, de la inclinación a lo fácil, lo cómodo, del bienestar, del egoísmo, del individualismo, del mirar única y solamente para ti. Es la hora de las preguntas y del buscar un sentido que justifique tu huida, tu cansancio, tu indisciplina.

Te pesan tus oraciones; te pesan tus rezos; buscas encontrar razones que justifiquen el dejarlo. Te dices que no tiene sentido, que te encuentras vacío, que la cruz es demasiado pesada, que te cansas y se te hace muy duro seguir. Realmente, ¿qué te ocurre?

No te pierdas en rezar; no te pierdas en disciplinarte; no te pierdas ni te busque en tus propias fuerzas. Sólo, simplemente sólo, agárrate a ÉL. No es un código de disciplina, de rezos u oraciones, es simplemente un Amigo. Un Amigo que nunca falla. Es eso lo que tienes que pensar y recordar desde el principio de tu vida. Siempre ha estado ahí, desde tus primeras escuchas, desde tus primeras palabras.

Siempre está dispuesto y presto a escucharte, a acompañarte, a responderte. Ahora, cuando estás en momentos de dudas, de cansancio, de fracasos, de incomprensiones, de soledades, de olvidos, de falta de afecto, de caricias, de baja economía, de inseguridades, de futuro incierto, sin techo, sin soluciones rápidas... Con sufrimientos, desesperado, sin saber qué camino tomar, desconcertado, angustiado... 

Descansa en ÉL. No te puedo decir como lo puedes hacer, pero ten confianza, descansa en ÉL. Abandona todo lo que te cuestiona, todo lo que te apunta... Mírale sólo a ÉL, y arrímate, acércate a ÉL. Son los momentos de visitarle, de hablarle. Vacíate y descárgate en ÉL. Desahógate, limpia todo tu interior, sigue sus consejos y confiésate en ÉL. Camina con los suyos, con los que como tú se agarran a ÉL. En y con ellos encontrarás formas de verle a ÉL también. No te quedes sólo.

Y acude a visitarle, y a tomar su propio Alimento. Siempre lo más que puedas. Todos los días, si te es posible. Háblale, mira en su Palabra lo que te dice... Trátalo de entender, de discernir y escúchale. Los momentos seguirán ahí, no desaparecerán como por arte de magia, pero irá naciendo otra forma de ver, de mirar, de pensar, de sentir, de vivir.

Porque ÉL es la Vida, es el Camino, y es la Verdad. Y en ÉL todo se hace suave y ligero. ÉL es la Palabra, la Palabra que te habla y también que te escucha. Seguirle supone escucharle, siempre, pero sobre todo en los momentos de...

Muchos, lo sé, lo han experimentado, han recorrido esa ruta. Quizás en peores circunstancias que tú y que yo. Y han llegado a descubrir el oasis de paz y gozo que se encuentra en su amistad y cercanía. Ten confianza, eso afirmará tu fe.

4 comentarios:

  1. Hay momentos en que parece que todo asidero desaparece y nos sentimos en caída libre. En esos momentos solo queda tener confianza en Dios y en que la Divina Providencia sabe hacia donde debe llevarnos.

    Salvador, Un abrazo en Cristo :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Salvador por estos sabios consejos que me llegan en el momento más apropiado. Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Nestor por tu compañía y tu presencia, reconforta y fortalece.

    Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS

    ResponderEliminar
  4. Elige, hoy he dado un paso más. Son pequeños pasitos, pero creo que hacia adelante.

    El amor hay que tenerlo para darlo. JESÚS, que lo posee infinitamente, nos lo regala. ¿La prueba?, su voluntaria muerte entregada por cada uno de nosotros, por amor.

    Mientras no lo encontremos a ÉL, y en ÉL, su Amor, no podremos darlo a los demás.

    Experimento que lo que yo doy son migajas de algo que se parece amor, pero que no llega a serlo todavía.

    Espero, esa es mi esperanza, y ella me mantiene, alcanzarlo alguín día y experimentar el gozo que da. Para ello cuento todo los días con JESÚS.

    Tu comentario, y el de los demás, al sucitar reflexiones como estas, son muy importantes. De ahí la importancia de compartir como invitamos en la cabecera de "Haga su comentario".

    Gracias por tu solidaridad y presencia.

    ¡Ah!, un recuerdo para tu encantadora hija, todavía recuerdo su intervención en el Encuentro. Y saludos a tu marido.

    Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.