ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 22 de agosto de 2011

EL LENGUAJE DEL ÚTERO

Me parece muy interesante transcribir esta reflexión sobre el lenguaje del útero, porque a cuantos más lectores llegue, más se extenderá la verdad sobre la vida. Es por eso, mi intención, divulgar este artículo que reflexiona sobre tal tema.
 La vida comienza desde que el espermatozoide, introducido en la vagina, comienza el recorrido que termina en la fecundación de óvulo, y, una vez fecundado, nace una nueva persona. Y se produce un diálogo, un diálogo que testimonia que la vida habla y descubre su presencia. Podía ser así como imagina el siguiente artículo de Álvaro Vázquez Prat.


Sexualidad y Bioética

El lenguaje del útero
Porque el hijo se comunica muy pronto con su madre, anunciándole su inminente llegada
Autor: Álvaro Vázquez Prat | Fuente: Arbil.org

Las primeras palabras

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define la comunicación, como: “la transmisión de señales mediante un código común al emisor y al receptor”.

Asimismo, define el lenguaje como: “manera de expresarse; conjunto de señales que dan a entender algo”.

A lo largo de una vida, comunicaciones, las hay, en tiempo y forma diferentes, gestuales, emocionales, escritas, orales, primeras y últimas.

Quizá sea lo primero que se le enseña a un niño tras nacer, la forma de comunicarse, aunque éste, inicialmente, lo haga con un lenguaje muy particular: llorando, riendo, durmiendo. Poco a poco el variopinto conjunto de señales utilizado por el bebé dará paso al lenguaje de las palabras que, generalmente, hará más fluida y menos intuitiva tal comunicación.

Bien, pues partiendo de esta premisa comunicacional, que no da lugar a duda, y de tales definiciones académicamente aceptadas, abogo por defender con fervor, ahínco y pasión lo que fue la primera de nuestras comunicaciones, hoy interesadamente desprestigiada por aquellos que pretenden fines sombríos.

Me refiero a aquella que tuvo lugar entre nuestra madre y nosotros, en forma de embrión, camino de lo que sería nuestra primera cuna materna: el útero.

El lenguaje utilizado entonces fue bioquímico, pero en cualquier caso lenguaje: “señales que dan a entender algo”, las cuales, probablemente transmitieran algo así:

“Querida Mamá, hola, soy yo, tu hijo, prepárate que voy de camino y necesito tu mejor disposición para que me acojas y protejas durante los próximos nueve meses, prepara mi cuna uterina que voy, ¡no me falles!”.

La intención frente a la realidad

Y es que el útero materno se prepara concienzudamente para tal hecho y quien, inicialmente, le insta a ello es el embrión, el embrión preimplantado que lucha por su supervivencia.

Y digo que no son pocos los que hoy intentan desprestigiar esta comunicativa realidad con el fin de obtener el “visado” jurídico y social que abra las puertas a sus intereses científicos.

Si consiguieran convencer a la autoridad y a la sociedad de que no hay vida en los primeros estadios embrionarios, -en esos días previos a la implantación, tanto en embriones naturalmente fecundados como artificialmente obtenidos-, entonces, podrían manipular, destruir o seleccionar, obteniendo un lucrativo beneficio.

De ahí el obstinado empeño en querer ignorar esas primeras señales bioquímicas.

Pero nunca, y digo nunca, una intención podrá eclipsar una realidad, porque nunca se podrá ocultar el rastro biológico de tal comunicación.

Así como nunca una madre debería poder olvidar cómo se desentendió del mensaje esperanzado que su hijo le transmitió desde el momento de su concepción, es decir desde el primer día de su vida; del mismo modo que nunca una madre olvidará esas primeras palabras bioquímicas que durante toda la vida la harán estremecer en recuerdo de aquella vida que escuchó, albergó, cobijó y cuidó hasta el final: “Querida Mamá”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.