ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 13 de marzo de 2011

LA EUCARISTÍA Y EL COMPROMISO DE CARIDAD

el compromiso por los desfavorecidos y la vida de oración, ...

No podemos mirar para otro lado. No podemos quedar indiferente ante la marginación y los problemas que nos rodean. Hay muchos Cristos huérfanos de trabajo, de ingresos económico necesarios para vivir, pero también de desconocimiento de la Verdad y del Verdadero Rostro del Amigo que nunca nos deja y siempre está y estará a nuestro lado en cada momento y cada situación.

Y cada Eucaristía es un reto de amor a la solución de esos problemas. Mejor, al compartir lo que tenemos con esos otros hermanos que tienen esos problemas. ¿Cómo? No lo sé. Es difícil no sólo hacerlo sino saber el cómo, cuando y con quien. Porque hay que espabilarse y estar despierto y sagaz como la serpiente, pero también ser manso y sencillo como la paloma. Ambas actitudes son necesarias.

Necesitamos luz y fuerza que nos iluminen y desapeguen, que nos ayuden a renunciar a mucha comodidad, a esforzarnos en mantener un espíritu de sacrificio, al sacrificio, al ayuno, al servicio y entrega desinteresada. Porque nuestro actuar debe estar movido por el desinterés y sin condiciones. Sólo por amor. Tal y como lo hemos recibido, gratis.

Y eso se hace todavía más difícil. ¿DIOS mío cómo podemos hacerlo si estamos marcados por nuestra propia humanidad, por nuestras propias limitaciones carnales? ¿Cómo si no podemos escapar a nuestra sed y ambiciones? Pero TÚ, SEÑOR JESÚS lo has hecho, lo has hecho con un Cuerpo Humano como el mío, con sus mismas pasiones, sentimientos y debilidades. Porque TÚ sentiste sed, hambre, cansancio, frío, dolor, sufrimiento, desprecio, soledad, rechazos, blasfemias, insultos, sentimientos de ridículo, y cuantas cosas más... TÚ, mi SEÑOR, te hiciste hombre para experimentar todas esas cosas y acercarte a mí para darme aliento y testimonio.

Por eso no puedo decir que es imposible, y menos contando contigo y tu Palabra. Sí, es difícil, duro, terrible, doloroso, sufrido, imposible para mí sólo, pero no contigo. Contigo puedo, SEÑOR, para eso te has quedado sustancialmente presente en Cuerpo y Sangre en el pan consagrado. Para eso me esperas a que me alimente de TI y permaneces cada segundo de la eternidad pendiente de mí.

¡SÍ, SEÑOR!, contigo puedo. Por eso me invitas a relacionarme contigo, la oración que nos interrelaciona y nos permite escuchar tus señales, tus consejos, tus palabras de ánimo y tu sabiduría para permanecer fuertes y lejos de lo que nos pervierte y pierde.

Pero depende de mí, de mi elección. Soy yo, TÚ me has dejado esa elección, a mi libre albedrío y ese es mi miedo y temor. Me puedo perder si me alejo de TI. No lo permitas. Nunca dejes de mirarme desde el balcón de tu Casa, SEÑOR. Hazme saber que TÚ siempre me esperas y que siempre estoy a tiempo, hasta la hora de mi muerte, de regresar a tu lado. Dame el empuje para que no lo piense más porque se me puede hacer tarde. Muéveme a empezar el camino aunque sea lento, despacio pero que empiece a caminar.

Te revelo, SEÑOR, que puedo aparentar estar cerca y no estarlo. Puedo entrar todos los días por los atrios de tus templos pero encontrarme lejos de TI. Puedo afirmar que te sigo pero camino yo solo. Puedo ser creyente católico pero sin Cristo. Y eso puede ser peor SEÑOR, porque creyendo que voy contigo resulta que voy solo. No permitas que esto me pueda ocurrir. Sacudeme y haz que espabile para que haga lo que TÚ tienes pensado desde la eternidad que haga. Dame la esperanza de alcanzarte algún día. Con esa esperanza vivo mi SEÑOR. ¡Alabado y Glorificados seas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...