ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFEXIONES

Salvador: mis vivencias e inquietudes

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 16 de febrero de 2011

EL HILO CONDUCTOR


Cuentan de una araña que se dejó caer por uno de sus hilos desde un árbol, para anclar los soportes alrededor de una rama y tejer su telaraña, esa malla que va engrandeciéndose con sucesivas vueltas, hasta completar su obra. Entonces, paseándose por su territorio, orgullosa de su realización, mira el hilo de arriba y dice: "éste es feo, vamos a cortarlo", olvidando que era el hilo por donde empezó todo, el que sustentaba todo. Al cortarlo, la araña desmemoriada cayó enredada en su red, prisionera de su obra.

Igual nos puede pasar, y de hecho nos pasa, a nosotros cuando encerrados en la obra de nuestra inteligencia o en el cuidado de tantas cosas... podemos olvidar la esencial cuando cortamos el soporte y fundamento que la sustenta. No prescindamos de DIOS, porque ÉL es el soporte y fundamento de toda nuestra existencia, y a ÉL estamos llamados eternamente.

Ayer, a eso de la 15, 30 hora de la tarde, cuando se emitía el programa, por Radio María, el compendio del catecismo de la Iglesia Católica, escuché unas explicaciones al tema en cuestión que me dejaron helado. Todo mi cuerpo se estremeció y me emocioné pensando dónde y cómo estarán mis padres y familiares fallecidos. 

Comparto lo escuchado, pues en muchas reflexiones he derramado esos mismos criterios. Y creo que la poca inquietud por descubrir ese hilo conductor de nuestra propia vida es el pensar que con la muerte termina todo. Porque de ser así, cuando llegue el momento se acabará todo y volveremos a la nada, por lo tanto, no habrá sufrimiento ya que si desaparezco y soy nada, ni siento ni padezco.

Pero estamos, los que así piensan, en un gran error. Hemos sido creados para la eternidad y seremos eternos sin lugar a duda. Esa es la razón de que tanto la existencia del Maligno como del Infierno son verdades de fe y que están reveladas en la Palabra de DIOS. Otra prueba que desmantela la creencia en la reencarnación. Que nadie piense que después de su muerte terrenal se acaba todo. Va a seguir viviendo y, ahora, eternamente.

Pero eso plantea un problema más serio. Si voy a vivir para siempre, ¿cómo y dónde voy a estar? Así es, esa es la pregunta, que tiene fácil y clara respuesta: "Dependerá de ti". Y entonces contemplan y ves que todo, en tu propia tela de araña, encaja. Todo tiene un función en la vida y está creada para alcanzar la meta eterna buena. No la mala. Por eso eres libres, para cortar, por indiferencia, olvido, despiste, soberbia, orgullo, avaricia, placeres, apetencias y egoísmos el hilo que agarra tu vida a la Verdadera Vida y quedarte para siempre sin la presencia de DIOS.

Eres libre para elegir en vivir en la presencia de DIOS eternamente feliz y gozoso o, por el contrario, vivir eternamente en la angustia, remordimientos, sufrimientos y desesperación lejos de la presencia de DIOS. Uno de esas dos opciones nos esperan y quienes no lo crean así están, en este momento, de  elegir la que quieran, pero terminada su vida terrenal ha perdido toda opción a elegir. Se quedará con la elegida.

No hay  otro interés que supere este, ni cosa más importante que esta. Sin desatender todo lo demás lo verdaderamente importante es esto, porque de ello va a depender nuestra felicidad eterna, que es lo que precisamente todos buscamos. Por eso, cuando nos encontramos dos o más hablando y reflexionando sobre esto creo que es lo único y más importante que podemos hacer en nuestra vida. De ahí la importancia de gastar tiempo en reflexionar, en prepararnos, en buscar la verdad, pero sobre todo, en acercarnos a la verdadera fuente a la que estamos llamados: Nuestro PADRE DIOS.

Acabo de encontrarme el testimonio que alumbra todo esto. El testimonio póstumo en vídeo de una mujer, que ha muerto el domingo 13 de febrero de 2011, mostrando la fecundidad del sufrimiento si es llevado al corazón de Dios.

Esta entrevista-testimonio fue realizada en el año 2008 en Popular Tv por el sacerdote Javier Alonso a Soledad Pérez de Ayala Becerril, madre de familia y profesora titular de Filología Inglesa de la Universidad Complutense (Madrid). Ha vivido su vida cristiana como congregante mariana de la Congregación Mariana “Mater Salvatoris”.

En 2006 le diagnosticaron un cáncer, que se vió agravado en el año 2007 por una metástasis en los huesos, pero ha vivido estos 5 años entregada totalmente a Dios en oración y el testimonio de este vídeo, publicado originalmente en google, es vigente. Este es el testimonio póstumo que queda plasmado en vídeo para siempre y para que el mundo entero reflexione sobre el tipo de vida que lleva.

1 comentario:

  1. Qué testimonio. Qué ejemplo de vid para todos. Damos gracias a Dios por ella y porque a través de ella todos nos convertimos un poco más.
    Es increíble. No tengo palabras.
    Me guardo este ejemplo en el corazón.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario crea comunidad, por eso, se hace importante y necesario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...